Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El tejado de la Casa Batlló de Barcelona representa el dragón atravesado por la espada de Sant Jordi / EUROPA PRESS

Sant Jordi en Barcelona: el patrón de Cataluña está representado en diversos puntos de la ciudad

Estatuas, monumentos y hasta la Casa Batlló recuerdan en la capital catalana al caballero que derrotó al dragón y salvó a la princesa

Gerard Mateo / Pablo Miranzo
2 min

Sant Jordi es el patrón de Cataluña, pero su vida se sitúa en la actual Israel entre los siglos II y III. Sirvió al emperador romano Diocleciano, que al final lo torturó durante años y lo decapitó porque rendía culto a Cristo, algo prohibido en la Roma de aquella época. Fue santificado en el 494.

Siglos después, Sant Jordi fue proclamado patrón de la caballería aristocrática cristiana que batalló en la primera cruzada (1096-99) y, algo después, lo erigieron en patrón de las caballerías aristocráticas de Europa. Los aristócratas aragoneses fueron los primeros en la Península que adoptaron su patronazgo, con motivo de una guerra por el control del valle del Ebro a finales del siglo XI. Hizo lo mismo la aristocracia catalana, que luchaba contra el mismo enemigo por el control de Lleida y Tortosa. Ya en 1137, Sant Jordi se convirtió en el patrón del estamento militar en su conjunto y, al final, lo acabó siendo de la Corona de Aragón.

Sobre Sant Jordi y el dragón, la leyenda dice que una bestia tenía sometida a la población de Montblanc, y la única manera de calmarla era dándole ganado. Pero los animales pronto escasearon, y los vecinos se echaban a suertes quién era el sacrificado... hasta que le tocó a la hija del rey. Suerte que por allí pasaba este soldado, que lo mató, y de la sangre del monstruo brotó un rosal. Sea como sea, el patrón de Cataluña está muy representado en distintos puntos de la capital catalana. Aquí solo se muestran algunos de los numerosos ejemplos.

Casa Amatller, en paseo de Gràcia
1/11

Casa Amatller, en paseo de Gràcia

La Casa Amatller --obra de Puig i Cadafalch--, en el paseo de Gràcia de Barcelona, incorpora una imagen de Sant Jordi en su lucha contra el dragón realizada por Eusebi Arnau.

Foto: PABLO MIRANZO - CRÓNICA GLOBAL

Casa Terrades, en la Diagonal
2/11

Casa Terrades, en la Diagonal

La Casa Terrades, más conocida como Casa de les Punxes por sus torreones, incorpora en la fachada un mosaico del Sant Jordi más reivindicativo: "Sant patró de Catalunya, torneu-nos la llibertat", se puede leer a su alrededor. Este mosaico es de Enric Monserdà, de 1905.

Foto: PABLO MIRANZO - CRÓNICA GLOBAL

Palacio del barón De Quadras, en la Diagonal
3/11

Palacio del barón De Quadras, en la Diagonal

El palacio del barón De Quadras también lo reformó Puig i Cadafalch en colaboración, entre otros, con Eusebi Arnau. Suya es la imagen de Sant Jordi en una de las esquina de la fachada, en la que el patrón de Cataluña, de pie, lanza en mano, detiene al dragón. Es de 1904.

Foto: PABLO MIRANZO - CRÓNICA GLOBAL

El Palau de la Generalitat, situado en la plaza de Sant Jaume de Barcelona / EP
4/11

El Palau de la Generalitat, situado en la plaza de Sant Jaume de Barcelona / EP

Sant Jordi aparece en distintos lugares del Palau de la Generalitat. Este se encuentra en la fachada, ampliada por Pere Blai entre 1596 y 1602, que trabajó inspirado en los palacios romanos. Esta escultura, sin embargo, es obra de Andreu Aleu, a mediados del siglo XIX, y se ubicó en su emplazamiento actual en 1872.

Foto: PABLO MIRANZO - CRÓNICA GLOBAL

Un astronauta en la calle del Bisbe
5/11

Un astronauta en la calle del Bisbe

Una de las más antiguas esculturas del santo está en la fachada gótica del Palau de la Generalitat, en la calle del Bisbe. Algunos la han bautizado como el astronauta, por el parecido del casco de Sant Jordi con el uniforme de un cosmonauta. Se trata de una obra del escultor Pere Joan en el siglo XV, entre los años 1414 y 1418.

Foto: PABLO MIRANZO - CRÓNICA GLOBAL

Pati dels Tarongers, plaza de Sant Jaume
6/11

Pati dels Tarongers, plaza de Sant Jaume

El Sant Jordi de la fuente del Pati dels Tarongers, en el Palau de la Generalitat, es obra de Frederic Galcerà Alabart, de 1926.

Foto: PINTEREST

Mirador del Llobregat, en Montjuïc
7/11

Mirador del Llobregat, en Montjuïc

Desde 1924, Sant Jordi también se encuentra, a los lomos de su caballo, en el mirador del Llobregat, en Montjuïc. Es una obra de Josep Llimona, en la que el caballero se muestra en una postura relajada, posiblemente porque ya ha derrotado al dragón (que no aparece en la composición).

Foto: PABLO MIRANZO - CRÓNICA GLOBAL

Claustro de la Catedral de Barcelona
8/11

Claustro de la Catedral de Barcelona

Este Sant Jordi de bronce es obra de Emili Colom, de 1970. Sin embargo, un Sant Jordi más antiguo (de 1449, obra de Antoni Claperós y su hijo Juan) se encuentra en el techo de ese mismo lugar, sobre la figura del patrón. 

Foto: FLICKR

Casa Batlló, en el paseo de Gràcia
9/11

Casa Batlló, en el paseo de Gràcia

El tejado de la Casa Batlló, diseñada por Gaudí, recuerda la piel escamada del dragón que mató Sant Jordi. Otro elemento principal es una torre de la que sobresale una cruz de cuatro brazos que apuntan a los puntos cardinales, y que se interpreta como la lanza del patrón que acabó con la vida del animal mitológico.

Foto: THECULTURETRIP

 

Ayuntamiento de Barcelona, en la plaza de Sant Jaume
10/11

Ayuntamiento de Barcelona, en la plaza de Sant Jaume

Josep Llimona regaló esta estatua de Sant Jordi al Ayuntamiento de Barcelona, que la instaló en el vestíbulo en 1929. La escultura es de 1916, y representa a un caballero joven relajado apoyado en una espada, siguiendo la estética del Noucentisme.

Foto: WIKIPEDIA

Palau del Lloctinent, calle dels Comtes
11/11

Palau del Lloctinent, calle dels Comtes

Este Sant Jordi del Palau del Lloctinent lleva la clara firma de Josep Maria Subirachs. Se ubica en la llamada puerta de Sant Jordi, y consiste en una placa de bronce con el relieve del patrón en negativo. El dragón aparece a los pies del caballero y, a su lado, la princesa. Es de 1975.

Foto: WIKIPEDIA