Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Así ha sido el Sant Jordi 2022, el primero sin restricciones tras dos años de pandemia

La meteorología adversa desluce la fiesta del libro y de la rosa en una Barcelona con aglomeraciones que no se veían desde hace meses

Gerard Mateo / Luis Miguel Añón
3 min

El Sant Jordi​ del 2022 ha sido uno de los más especiales y relevantes que se recuerdan por ser el primero sin restricciones tras dos años de pandemia. Sin embargo, la meteorología adversa, que ha hecho acto de presencia a partir del mediodía con fuertes granizadas (con un herido), ha deslucido la gran fiesta de la cultura, que hasta ese momento había dejado riadas de gente como hacía mucho tiempo que no se veían en Barcelona. Las mascarillas del anterior año (aunque todavía se han visto algunas) han dejado paso a los paraguas, pero el sol ha regresado después de comer.

El punto central de este Sant Jordi estaba en el paseo de Gràcia, donde se han concentrado numerosos libreros, autores y floristas, pero ha habido otros puntos de festejo por toda la ciudad. En concreto, hasta 11 zonas en distintos distritos enfocadas en la diada del libro y de la rosa, entre las que hay que destacar las Ramblas y la rambla de Cataluña, la plaza Reial, la plaza Universitat, el paseo de Sant Joan y la rambla del Poblenou, entre otros. En total, 300 puestos profesionales de venta. Nunca ha habido tantos.

Numerosos autores que celebran la fiesta

También ha sido una jornada especial para los numerosos escritores que han podido contar con la cercanía de sus lectores. Entre ellos, Javier Castillo, Carmen Mola, María Dueñas, Albert Espinosa, Javier Cercas, Sergi Belbel, Rafel Nadal, Laura Fernández, Alejandro PalomasEduardo Mendoza y Ramón de España, así como autores de otros ámbitos que también han firmado sus libros, casos de Pablo Iglesias, Andreu Buenafuente, Rigoberta Bandini, Joaquín Reyes, Leticia Dolera y Paz Padilla, entre otros.

Todos ellos han coincidido en que este Sant Jordi es muy especial en cuanto pueden volver a ver las caras de sus lectores, y han destacado que este hecho supone que los tiempos de pandemia están cercanos a su fin. Asimismo, en cuanto a las previsiones, los libreros confían en vender tantos libros como en 2019, el último año pre-Covid (alrededor de 1,5 millones de ejemplares y 22 millones facturados), mientras los floristas disponen de seis millones de rosas.

Componente solidario

Este Sant Jordi también ha tenido un fuerte componente solidario, con numerosas iniciativas destinadas a personas en situación de vulnerabilidad y, este año, con una mención especial para los afectados por la guerra de Ucrania.