Menú Buscar
Fachada del Hospital General de Gran Canaria / RTVE

La sanidad Canaria pagará la mayor indemnización por negligencia

La justicia condena al sistema público a pagar 1,3 millones a una mujer portadora de una rara enfermedad, Lesch Nyhan, que no fue detectada

20.09.2018 20:08 h.
3 min

La sanidad pública de las Islas Canarias ha sido condenada a indemnizar a una familia con 1,3 millones de euros por una grave negligencia. Es la resolución de El Tribunal Superior de Justicia de Canarias y se ha convertido en la mayor compensación impuesta hasta la fecha en España por una mala praxis médica.

El Servicio Canario de la Salud (SCS) no advirtió a una madre que durante las pruebas que le habían realizado cuando estaba embarazada no eran fiables y no descartaban que el feto pudiera contraer la enfermedad de la que la madre era portadora. Lesch Nyhan es una rara enfermedad hereditaria, pero que no siempre se transmite.

Automutilación 

El TSJC confirma así un fallo anterior del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Las Palmas de Gran Canaria. De esta manera, se considera probado que "la falta de diligencia" de algunos de los profesionales que estuvieron presentes en este caso ha ocasionado que esta familia deba afrontar unas "consecuencias devastadoras" . Cabe destacar que los pacientes con Lesch Nyhan pueden llegar a automutilarse de forma compulsiva.

En su recurso contra esa sentencia, el SCS en ningún momento puso en duda la responsabilidad en la que había incurrido la sanidad pública por esa negligencia. En lo que no estaban de acuerdo era en la "desproporcionada" compensación por los daños generados.

La mayor indemnización

"No hay dinero en el mundo para compensar el daño en cuestión", ha afirmado el TSJC, que entiende que "la muy elevada indemnización" fijada por el magistrado es "proporcional al muy elevado daño causado" al no diagnosticar y propiciar que esa familia tenga un segundo hijo con "el mismo terrible síndrome". La familia quiso hacerse las pruebas ya que el primer hijo ya lo tenía.

El despacho jurídico Lex Abogacía de Madrid, que ha defendido el caso, ha observado que se trata de la mayor indemnización por una asistencia médica concedida hasta el momento en nuestro país por los tribunales de lo Contencioso Administrativo.