Menú Buscar
Acceso principal a la Corporación Sanitaria Parc Taulí de Sabadell, donde el lunes murió un bebé por enterovirus / CG

Salud lleva cuatro meses sin informar a los ambulatorios del enterovirus

Atención Primaria y Emergencias no reciben directrices del virus estacional porque está en "su curva final epidémica"

3 min

La muerte de un bebé por enterovirus en Sabadell (Barcelona) el lunes ha revelado el deficiente protocolo de actuación de la consejería catalana de Salud ante la infección vírica. Profesionales de Atención Primaria y de las Emergencias catalanas han confirmado que llevan desde antes del verano sin recibir instrucciones del departamento que dirige Toni Comín. Salud se defiende alegando que el virus "se encuentra en su curva final epidémica", con cinco casos en los últimos dos meses.

Los profesionales de la primera línea del servicio sanitario catalán subrayan que el departamento ha permanecido estático en los últimos meses. "El Servicio Catalán de Sanidad (CatSalut) envió un protocolo de actuación cuando se dio la voz de alarma en mayo. Desde entonces y hasta ayer, no se ha comunicado nada más", explica una profesional del Centro de Urgencias de Atención Primaria (Cuap) de Manso, el mayor de Barcelona.

Por su parte, un concesionario del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), que gestiona las ambulancias en Cataluña, confirma que tampoco tiene nuevas instrucciones. "Las hubo cuando se notificó el grueso de casos, pero desde entonces, nada", explica la empresa. La misma versión aportan profesionales de hospitales concertados por el CatSalut.

"Se hizo lo que se pudo"

El departamento que dirige Comín aporta otra versión distinta. "Se hizo lo que se pudo y el resultado ha sido fatal", explicó el martes Carlos Rodrigo, jefe del servicio de Pediatria del Hospital Vall d'Hebron y miembro de la mesa de seguimiento del enterovirus en Cataluña.

Joan Guix, secretario de Salud Pública del Govern, subrayó que entre el 7 de abril y el 30 de agosto se han contado 110 casos de virus estacional en el territorio. "Damos el brote por concluido", agregó Guix, que insistió que en los últimos dos meses sólo se han registrado cinco casos.

Reacción tardía

La tercera víctima mortal por la crisis del enterovirus en la región, la primera que clínicamente se puede atribuir con certeza a la virulenta cepa A71, culmina un ciclo polémico en la sanidad catalana. En abril, la consejería tardó 11 días en informar públicamente del brote porque, según el consejero Toni Comín, se quería "evitar la alarma pública".

Un mes después, en mayo, profesionales de la atención primaria denunciaron que los protocolos de actuación urgente del CatSalut no llegaron a todos los pediatras catalanes.