Menú Buscar
Una médico de familia de atención primaria, en una consulta / EP

La sanidad catalana mantendrá el 80% de médicos precarios en 2017

Las nuevas oposiciones, avaladas con división entre sindicatos, sólo enjugarán una quinta parte de los interinos

11.05.2017 00:00 h.
5 min

La sanidad catalana mantendrá una ratio de precariedad del 78% entre sus médicos en 2017. Es es la cifra de interinos que quedarán en el sistema sanitario después de la convocatoria de empleo público que ha aprobado el Gobierno catalán. Las oposiciones se autorizaron el viernes con división sindical.

Según las tablas proporcionadas por la parte social, la mayoría de plazas serán para enfermería y médicos de familia de atención primaria. En total, las cerca de 2.400 plazas aliviarán parte de la temporalidad en la sanidad catalana.

No obstante, tras la contratación --y estabilización de plantilla-- el sistema seguirá lejos de la meta del 8% de interinos que pactaron Gobierno y sindicatos a nivel nacional el 30 de marzo. "Quedará un 78% de interinidad", recalcan los sindicatos.

Aprobada en consejo de Gobierno el 18 de marzo, la convocatoria se debatió el viernes en la Mesa Sectorial del Instituto Catalán de Sanidad (ICS). En el órgano consultivo, CCOO y Catac votaron no. UGT, Metges de Catalunya y Satse avalaron las oposiciones.

Argumentos a favor

"Es insuficiente por el número de plazas. Dicho esto, hay que valorarlo como un paso para acabar con el elevado número de interinos en la sanidad catalana", ha explicado Óscar Pablos, responsable de Primaria e ICS de Metges de Catalunya.

"La inestabilidad en el sistema está causando que médicos que formamos aquí se marchen a trabajar a otras comunidades o a países de la UE. Aunque pequeña, esta convocatoria de reposición de personal jubilado es una buena noticia", ha agregado.

En una misma línea lo ve Satse. David Carbajales, secretario de Acción Sindical, recuerda que "hacía siete años que no había una convocatoria grande". La oportunidad "es la segunda mayor en número de plazas de la historia del sistema".

El facultativo ha subrayado que "podrían ser más", pero que hay que esperar al acuerdo para estabilizar empleo público que vendrá aparejado a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). "Si pasa el corte, ello significará 5.500 puestos más para Cataluña", ha recordado Carbajales.

Argumentos y en contra

En el otro extremo de la mesa, Comisiones y Catac ven "insuficiente" la oferta de empleo de la Generalitat. "Hablamos de 2.400 plazas, cuando otros proponíamos reducir el número de interinos del ICS al 8% en tres años. Governació se negó", alerta Maria Ángels Rodríguez (CCOO).

Según la facultativa, el elevado número de categorías hara muy difícil estabilizar plantilla. "Propusimos que sólo hubiera tres o cuatro categorías para ayudar a, por ejemplo, estabilizar a médicos especialistas. No hubo manera", lamenta.

Del mismo modo, CCOO recuerda que existen dos convocatorias de empleo menores abiertas en Salud --una de turno libre y otra de promoción interna--, por lo que cree que hubiera sido deseable esperar a su conclusión. "¿Qué hizo correr al Govern? Quizá la necesidad de algunos altos funcionarios de estabilizar su plaza", aventura.

En el mismo sentido, Catac afea a Governació que "los empleados de Salud paguen una pugna entre Generalitat y Estado por el funcionariado". Jesús Díaz, representante en la Mesa Sectorial del ICS, tiene otra crítica. "El examen seguirá teniendo un gran peso. Los años trabajados contarán menos. Así, será difícil que los funcionarios consigan al fin su plaza", concluye.