Menú Buscar

San Roque: la Cataluña a oscuras

El barrio de Badalona vive dos noches de protestas por los cortes de luz de las compañías eléctricas

5 min

"Somos un barrio humilde, pero también somos personas". Así presenta Antonio Flores a San Roque, la zona más humilde de Badalona (Barcelona). El barrio, en el que vive una importante comunidad gitana, ha sufrido cortes de luz intermitentes durante cuatro meses. El jueves por la noche la cadena de apagones alcanzó su cénit, y dos centenares de vecinos cortaron con contenedores y vallas los accesos a Badalona Sur. Si las compañías eléctricas no les arreglan la infraestructura, amenazan con más movilizaciones y con escrachearles las sedes.

"El problema es simple. Muchos de nosotros compramos pisos aquí hace años. Desde entonces, el cable eléctrico que alimenta los bloques no ha sido cambiado. Hablamos de 50 a 60 años poniendo pequeños parches en la conducción", explica un residente.

san roque luz tendedero

El cableado es subterráneo y alimenta a los números 774-790 de la calle Alfonso XII de Badalona, el núcleo central de San Roque. En cada edificio viven 24 familias. En total, hay 180 personas afectadas. La comunidad gitana es muy importante, pero hay más. "Aquí hay de todo, gitanos, payos, marroquíes o gente de color", explica una residente.

Niños que no respiran

Los cortes de luz, que han durado casi 24 horas en algunos casos, están devastando la ya dura vida de una comunidad humilde. "Mi marido es minusválido. Al poco de irse la luz ayer [por el jueves], cayó al suelo. Lo tuve que levantar a oscuras. Y no pude ni cargar el móvil para llamar a una ambulancia", se queja Rosario López.

san roque luz bicicleta

Otra vecina, que prefiere permanecer en el anonimato por atravesar un duelo, recuerda que su hijo, doble transplantado de hígado y riñón, se alimenta por vía intestinal. "No puedo recargar la máquina para darle de comer cada vez que salta la luz. Tengo que ir a casa de una vecina", explica.

Los cortes de fluido eléctrico provocan otras incomodidades menores, aunque no menos molestas. "Se nos pudre la comida. No podemos bañar a los niños sin estufas. Y pasamos un frío de miedo", lamenta Vicente Fernández.

Apoyo municipal

El jueves por la noche, la concejal Fátima Taleb (Guanyem Badalona en Comú) acudió a San Roque para tratar de calmar los ánimos. Intentó mediar y que los residentes desbloquearan las vías de acceso. Los Mossos vigilaron la protesta a una distancia prudencial.

"El ayuntamiento, muy bien. De momento, está de nuestra parte", argumentan los residentes.

san roque luz obras

De hecho, la propia alcaldesa de Guanyem, Dolors Sabater, tomó una posición tan clara que ha amenazado con dejar de pagar las facturas municipales a las eléctricas si éstas no restablecen el servicio a los vecinos de los bloques afectados. "Es intolerable", aseveró la primera edil.

Complejo por los 'pinchazos'

Pese al apoyo en el campo político, la solución no será fácil. El cable de alimentación de los bloques afectados es muy antiguo, y ha sufrido múltiples reparaciones. A ello, se le suma el problema de los vecinos que no pagan la luz. Cálculos de los propios residentes situan la cifra de fraude eléctrico en el 50% de los domicilios de los bloques afectados.

"Algunos no pagan, es verdad. Pero otros sí. Y lo cierto es que somos una comunidad muy castigada por el paro. Algunos viven de la chatarra, otros de los mercados ambulantes; cada uno se busca la vida como puede. Y claro, no llega para pagar la luz", argumenta Antonio Flores.

san roque luz contador

Los comerciantes lo ven más claro. "A nosotros no nos afecta tanto, ya que la mayoría de cortes son de noche. La zona afectada no tiene apenas negocios", explica Luisa Lérida de la granja La Catalana.

¿Teme la pequeña empresaria las protestas? "De ningún modo. Llevo en el barrio 12 años y San Roque ha pasado por cosas mucho peores", dice resignada.