Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El 'conseller' de Interior, Miquel Sàmper, comparece tras los disturbios por Hasél en Cataluña / INTERIOR

Sàmper censura la condena a Hasél pero remarca que "nada ampara la violencia"

El 'conseller' de Interior critica los altercados durante las manifestaciones para pedir la libertad del rapero, que se saldaron con una treintena de heridos

5 min

El conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha condenado este miércoles los disturbios tras la protesta por la detención del rapero Pablo Hasél la pasada jornada. El jefe político de la policía catalana ha censurado la pena de prisión para el rapero, pero ha subrayado que "nada justifica la violencia" en la que derivaron las manifestaciones para pedir su puesta en libertad, y que se saldaron con 33 heridos y 18 detenidos.

Disturbios en Barcelona tras la manifestación de apoyo a Pablo Hasél / PABLO MIRANZO
Disturbios en Barcelona tras la manifestación de apoyo a Pablo Hasél / PABLO MIRANZO

"Violencia gratuita contra Mossos, policías locales y guardias urbanos. Lo que sucedió ayer extralimita el derecho de manifestación: los desórdenes, las lesiones, las piedras. Una minoría hizo que [la protesta] acabase así", ha señalado después de opinar que el "Código Penal español está lleno de conceptos caducados, rancios y de otra época", en alusión a la condena impuesta a Hasél.

Sàmper pide frenar la violencia

Sàmper ha condenado con especial contundencia el ataque a la comisaría de Vic, en el transcurso de los disturbios. "Es una institución catalana que defenderemos. Les pido abandonar la violencia para que la gran mayoría de personas que quieren manifestarse puedan hacerlo sin correr ningún riesgo", ha abundado.

Por su parte, el comisario Joan Carles Molinero ha detallado que la mayoría de concentraciones para pedir la libertad del rapero fueron "pacíficas", frente a una minoría "muy violenta y agresiva frente a los Mossos d'Esquadra". El balance de policías heridos, según el portavoz, es de 25. De ellos, 21 mossos y otros cuatro locales.

Disturbios

En Barcelona, ha detallado Molinero, se quemaron unos 50 contenedores, y se saquearon 25 entidades bancarias. También ha notificado el incendio de varias motos, y el lanzamiento de piedras, botellas y bengalas contra la línea policial. Por estos incidentes, 10 policías resultaron heridos.

En Lleida también se incendiaron barricadas, contenedores, y dos motos. Por lo que respecta a Girona, unas 5.000 personas marcharon hacia la subdelegación del Gobierno sobre las 19.00 horas de este martes, y pasados los juzgados de la ciudad, se produjo el primer ataque contra la línea policial, ha indicado el comisario.

Daños en la comisaría de Mossos de Vic tras las protestas en apoyo a Hasél en Cataluña / MOSSOS
Daños en la comisaría de Mossos de Vic tras las protestas en apoyo a Hasél en Cataluña / MOSSOS

Asalto a la comisaría de Vic

Una vez frente a la sede del Ejecutivo central, continuó el lanzamiento de adoquines contra los agentes, y varios locales fueron saqueados por los violentos. En Vic, la concentración inicial, unas 300 personas, "se transformó en una manifestación que acabó en la comisaría de los Mossos --sin efectivos de orden público, es decir, sin protección "visible"--, que fue atacada por un grupo de entre 50 y 60 personas que, con violencia desmesurada, rompieron los vidrios de la fachada y accedieron a su interior", ha detallado Molinero.

Un vez dentro, los asaltantes rompieron las cámaras de seguridad y sabotearon la línea telefónica. En Vic, 11 mossos resultaron heridos, y los agentes arrestaron a cuatro manifestantes. Un ataque contra dependencias policiales, "de tal virulencia" que, según el comisario, "no se ha había producido antes".

"Violencia gratuita"

Sàmper ha calificado los altercados de "violencia gratuita", tras subrayar que los Mossos, "en ningún momento, impidieron el derecho a la manifestación". Por eso, ante la convocatoria de nuevas protestas para esta tarde, ha reclamado que todas ellas sean pacíficas. "Interior defenderá el ejercicio de derechos fundamentales como la protesta, pero también la integridad física de las personas", ha remarcado.

Destacadas en Vida