Menú Buscar
Mesa de novios decorada en un salón de bodas / PIXABAY

Cuatro salones para celebrar bodas en Cataluña

Estos son algunos de los mejores espacios de celebración de un enlace nupcial en la Ciudad Condal

24.01.2019 12:34 h.
6 min

Las bodas son uno de esos momentos que marcan para siempre la vida de una persona. Por este motivo, preparar todos los detalles del enlace nupcial se convierte en una tarea que exige a los novios una organización previa muy bien estudiada y planeada en la que las decisiones no deben ser tomadas a la ligera.

Entre las principales preocupaciones de la pareja destaca la elección del salón en el que tendrá lugar la celebración del banquete con sus invitados. Elegir el salón de bodas perfecto definirá la celebración y la satisfacción y comodidad de los asistentes. Para ello será necesario tener en cuenta algunos aspectos clave como, por ejemplo, las posibilidades de espacio de las que dispone el salón, su localización y acceso, la disponibilidad de jardines o de zonas exteriores, su menú, etc. En concreto, Cataluña cuenta con un amplio repertorio de salones nupciales repartidos por toda su geografía en los que celebrar una boda de ensueño imposible de olvidar. Estos son algunos de los más conocidos.

La Farinera Sant Lluís

Ubicada en el municipio de Pont de Molins, en Girona, La Farinera Sant Lluís es una antigua harinera de estilo modernista construida en el año 1913 que actualmente ha sido restaurada y habilitada para la celebración de este tipo de eventos.

La finca cuenta con más de 130 hectáreas entre las que se reconocen amplios jardines, caminos, lagos, estanques y, por supuesto, salones, ya sea el L'Estenedor, caracterizado por tratarse de un salón de terraza, al aire libre, o El Molí d’en Borràs, un salón de interior adaptado con todo lujo de detalles para que los comensales disfruten de un banquete de bodas único.

Can Marlet

Situado en el municipio de Riells i Viabrea, en el Parque Natural del Montseny (Girona), Can Marlet es una masía adaptada a las parejas más exigentes. Esto es posible gracias al mantenimiento de sus jardines y zonas exteriores y, por supuesto, a la amplitud de sus salones. Uno de ellos, el más grande, con una capacidad de hasta 250 comensales; el segundo, situado en una zona estratégica con unas vistas espectaculares al bosque, con capacidad para 130 personas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Siempre con el mejor servicio #canmarlet #bodas2018

Una publicación compartida de Can Marlet • Montseny (@canmarletbodas) el

Uno de los principales atractivos de Can Marlet es que supone un espacio altamente sofisticado inmerso en plena naturaleza, consiguiendo de esta forma un contraste de ambientes y escenarios que merece la pena visitar. Además de disponer de dos salones para banquetes, también es posible reservar alojamiento en la masía, donde los novios podrán disfrutar en su noche de bodas de una magnífica suite nupcial.

Can Oliver

Situado en la localidad de Montornès del Vallès, en la provincia de Barcelona, la masía Can Oliver ofrece un espacio único para la celebración de bodas en cualquier época del año. Entre sus peculiaridades cabe destacar su oferta de salones, disponiendo de un salón de verano al aire libre, un salón rústico y otro caracterizado por disponer de un mirador con unas vistas inmejorables.

Además, en Can Oliver ofrecen menús de lo más variado y personalizados para que los novios puedan preparar un banquete acorde a su gusto y al de sus invitados. Actualmente la masía está reconocida por ser una de las más destacadas y mejor valoradas por las parejas en la celebración de sus eventos nupciales.

Santa Margarita

La masía de Santa Margarita es una idílica finca situada en Osona, entre Barcelona y Girona, construida en el año 1890 por el arquitecto Enric Sagnier. Su estilo y corte señorial recrean perfectamente un escenario romántico rodeado por la naturaleza, convirtiéndolo en una opción única para la celebración de enlaces.

Con respecto a sus salones, cuentan con una amplia variedad de espacios tanto de interior como de exterior. Son muy recurridos el salón de las columnas, el de la torre o el del piano. No obstante si la boda se celebra durante la temporada estival, su bosque ajardinado con robles, encinas y abetos rodea la casa señorial y convierte su salón exterior en un lugar de cuento.