Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los accesos al Hospital Sagrat Cor / CEDIDA

El Hospital Sagrat Cor presenta E-duc@ndo, un proyecto para formar a los pacientes anticoagulados

El traslado de la educación sanitaria al ámbito digital permitirá evitar situaciones como las vividas durante la pandemia, cuando solo el 52% de los afectados han recibido la información adecuada

3 min

El Hospital Universitario Sagrat Cor acoge este jueves entre las 8.15 y las 9.30 horas la puesta de largo del proyecto E-duc@ndo, centrado en la digitalización de la formación sanitaria para acercar toda esta información a los pacientes anticoagulados. Se trata de personas afectadas por patologías como la fibrilación auricular y la enfermedad tromboembólica venosa. Este plan ha permitido la creación de material audiovisual de las diferentes patologías y antitrombóticos, que se han distribuido en internet para ser más accesibles, complementados con la teleasistencia y la videomedicina.

El hospital catalán ha trabajado de forma multidisciplinar con el personal sanitario para posibilitar que el inicio de las terapias anticoagulantes se acompañe de la información necesaria e individualizada hacia el paciente afectado. En la presentación de hoy participan el doctor Juan CarlosReverter, presidente de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia; Rafael Martínez, presidente de la Federación Española de Pacientes Anticoagulados y el docor Pável Olivera, director del proyecto E-duc@ndo y coordinador de la Unidad de Tratamiento Antitrombótico del Banco de Sangre y Tejidos.

Frenazo por la pandemia

En 2018, la Unidad de Tratamiento Antitrombótico del Banco de Sangre y Tejidos inició un programa de educación sanitaria, con la finalidad de que todos los pacientes implicados en una enfermedad anticoagulante reciban formación. Sin embargo, tras dos años de vigencia, el inicio de la pandemia debilitó el alcance del proyecto. En 2020, el 52% de los pacientes que empezaron un tratamiento anticoagulante recibieron formación, muy por debajo de las cifras de 2019, cuando fueron el 94,7%.

En el contexto de emergencia sanitaria, se pasó a las visitas telefónicas o audiovisuales, o incluso en muchos casos no se pudo realizar la educación sanitaria por falta de personal o para no exponer al paciente al riesgo de ir al hospital. Esta situación se debió a que los enfermeros fueron destinados a la atención de los contagiados por el coronavoris y porque muchos de los pacientes anticoagulados tienen más de 80 años, por lo que son de riesgo.