Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de archivo de la Sagrada Familia de Barcelona / David Zorrakino (EP)

La Sagrada Familia prevé inaugurar la torre de la Virgen María el 8 de diciembre

Estará coronada por una estrella de doce puntas de más de siete metros que permanecerá iluminada día y noche

3 min

La Sagrada Familia de Barcelona tiene previsto inaugurar la torre de la Virgen María el 8 de diciembre. Así lo ha anunciado Esteve Camps, presidente de la Junta Constructora del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, en la presentación del cortometraje Creation in Gaudí en la Universidad Abat Oliba CEU.

Camps ha explicado que esta torre estará coronada por una estrella de doce puntas que permanecerá iluminada día y noche: "Ha nacido una nueva estrella", ha apuntado. Esta estará hecha de acero y cristal y medirá más de siete metros.

Día de la Inmaculada Concepción

Tras varios meses con las obras paradas a causa de la pandemia, la torre de la Virgen María es el único punto del templo que retomó su construcción el pasado mes de enero. Desde entonces, se centraron en terminar esta parte para tenerla lista antes de que finalice este año.

El pasado 20 de abril ya se colocó el armado del fuste que forma parte del coronamiento de la torre, una pieza de 10,8 metros de altura que hizo crecer la segunda torre más alta de la Sagrada Familia hasta alcanzar 138 metros de altura. Finalmente, “se ha podido terminar la torre de la Virgen María y está programado que sea inaugurada el día de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre", ha anunciado Camps este viernes.

Las obras continúan

Tras terminar la construcción de esta torre, la Fundación de la Sagrada Familia continuará con las obras en el templo expiatorio hasta finalizar la torre de la Mare de Déu. Así lo explicaron fuentes de la junta a Efe este miércoles, que aseguraron tener previsión de terminarla en diciembre. No obstante, no se ha concretado qué se hará en 2022.

Las fuentes aseguran que se abordará otra parte de las obras, pero dependerá de los ingresos. Estos provienen, principalmente, de la venta de entradas, que cayó en picado a causa del Covid-19. Mientras antes de la pandemia facturaban unos 100 millones de euros anuales, en 2020 solamente se consiguieron 15 millones. Por ello, la fundación se encuentra a la espera de un aumento de visitantes para poder remontar sus beneficios y seguir con el proceso de construcción del templo.