Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la beatificación celebrada en la Sagrada Familia en plenas restricciones contra el Covid-19 / TWITTER

Bronca contra la Iglesia por una beatificación con 600 personas en Barcelona

La Sagrada Familia acoge una concurrida misa con religiosos venidos de toda Cataluña y hasta de Madrid: el Procicat lo autorizó como excepción

3 min

Bronca mayúscula en las redes sociales por una concurrida beatificación celebrada hoy sábado, 7 de noviembre, en la basilica de la Sagrada Familia de Barcelona. El templo modernista ha acogido un acto religioso con 588 asistentes entre los que había religiosos venidos de toda Cataluña --pese a que la Ciudad Condal está confinada perimetralmente los fines de semana-- y Madrid. El evento se ha podido celebrar porque tenía permiso del Procicat, el ente regional de coordinación de las emergencias.

Ello, no obstante, no ha aplacado a usuarios de redes sociales, que han arremetido contra la Iglesia por programar una beatificación cuando las restricciones contra el coronavirus están en una fase elevada. Barcelona se encuentra confinada perimetralmente los sábados y domingos y en toque de queda de 22:00 horas a 06:00 horas. Se recomienda el teletrabajo y los bares, restaurantes y equipamientos culturales --como cines y teatros-- están cerrados, así como los gimnasios.

588 feligreses beatifican a un mártir

En este escenario, el Arzobispado de Barcelona ha ejercido de anfitrión de la beatificación de Juan Roig Diggle, un religioso que fue fusilado por un comando anarquista de la FAI el 12 de septiembre de 1936, al principio de la Guerra Civil.

iglesia beatificacion coronavirus
Imagen aérea de la ceremonia de beatificación celebrada en la Sagrada Familia de Barcelona / CCMA

La ceremonia para convertir a Juan Roig en figura venerada por la Iglesia católica ha contado con la presencia del cardenal Juan José Omella, arzobispo metropolitano; el cardenal Lluís Martínez Sistach, arzobispo emérito de la Ciudad Condal y el nuncio apostólico de la Santa Sede en España, monseñor Bernardito Auza. Junto a ellos, el templo ha hecho espacio para 588 fieles venidos de toda la región y resto de España.

Permiso del Procicat

Los prelados han podido acudir a Barcelona porque su viaje a la capital catalana encaja, según el Procicat, en una de las excepciones del confinamiento municipal: el de los desplazamientos por motivo laboral.

El ente de coordinación de respuesta a las emergencias autorizó el evento porque éste se programó con solo con el 33% del aforo del monumento y medidas de seguridad, como distancia y mascarillas. El permiso, no obstante, ha sublevado a usuarios de las redes sociales, que han recordado que muchos sectores económicos están cerrados y otros tantos ciudadanos, sin poder salir de sus municipios.

Destacadas en Crónica Vida