Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Basílica de la Sagrada Familia, en Barcelona, vista desde el aire / EP

La Sagrada Familia cierra por las nuevas medidas y la "falta de un número estable de visitas"

Las restricciones de movilidad de la Generalitat han propiciado la decisión y la Basílica procederá a la devolución de las entradas ya adquiridas

3 min

La Sagrada Familia ha vuelto a cerrar sus puertas al público. El motivo, según el comunicado emitido por la Junta de la Basílica, no es otro que las "nuevas restricciones de movilidad anunciadas por la Generalitat, junto con la falta de un número estable de visitas".

Los responsables del templo consideran que estos dos factores han propiciado la decisión hasta nuevo aviso, aunque aseguran que esperan poder reabrir al público y "volver a la normalidad lo más pronto posible".

El peor año de la Sagrada Familia

La Junta de la Basílica de la Sagrada Familia ha tomado esta complicada decisión después del año más difícil del templo. A pesar de ello, se han responsabilizado del cierre y han anunciado que se procederá a la devolución de las entradas ya adquiridas.

La obra maestra de Antoni Gaudí cerró sus puertas a los visitantes durante 114 días, con el estado de alarma: el período más largo de cierre en sus 138 años de historia, a excepción de los años de la Guerra Civil española --entre los años 1936 y 1939--.

Problemas con los trabajadores

Tras tantos días de inactividad, los responsables de la Basílica reabrieron las puertas como homenaje a los profesionales que trabajaron en primera línea durante el peor momento de la pandemia del coronavirus. Y, poco después, pudo volver a recibir turistas. Cuando las cosas parecían volver a la normalidad, los trabajadores del templo convocaron una huelga indefinida a partir del 26 de septiembre, con parones los sábados y domingos --el horario de apertura actual-.

La plantilla afirmó que trabajan en unas condiciones por debajo del convenio y denunciaron "abusos en las jornadas laborales con modificaciones constantes". Del mismo modo, lamentaron la falta de compensación de los días festivos trabajados, así como problemas e impagos constantes en las nóminas.