Menú Buscar
Sacro, la máquina de eutanasia / YOUTUBE

Sacro, la máquina que practica la eutanasia con solo apretar un botón

Philip Nitschke, médico australiano y ferviente defensor de la eutanasia, se encuentra detrás de este polémico proyecto

19.04.2018 11:20 h.
3 min

La eutanasia ha sido siempre protagonista de su propio debate, dividiendo a aquellos que aprueban y rechazan la búsqueda de una muerte digna como vía de escape del dolor y el sufrimiento. Como bien es sabido, la eutanasia es el acto de provocar el fallecimiento de una persona que padece una enfermedad incurable, siempre intencionadamente y con el consentimiento del paciente.

Incluso en la actualidad, esta práctica es considerada ilegal en muchos puntos del planeta. Solo unos pocos países incluyen en su legislación la eutanasia activa como método viable. Canadá, Bélgica, Luxemburgo, Colombia, Japón o Suiza son algunos de ellos. Con el objetivo de normalizar y facilitar dicho trámite, un médico australiano ha creado la primera máquina que ayuda a morir con solo apretar un botón.

Así es Sacro

En el marco de la última edición de la feria funeraria más importante de Amsterdam, Philip Nitschke, firme defensor de la eutanasia, ha presentado al mundo el prototipo definitivo de Sacro. Esta cápsula hermética y de aspecto futurista ofrece al enfermo la posibilidad de activar él mismo el protocolo, de apenas cinco minutos de duración. Tras activarlo, una dosis letal de nitrógeno será la responsable de realizar con éxito tan complicada tarea.

Paciente ingresada en el hospital / CREATIVE COMMONS

Paciente ingresada en el hospital / CREATIVE COMMONS

Sacro cuenta además con dos botones de emergencia para aquellos que se arrepientan de su decisión en pleno proceso. Tal y como han explicado Philip Nitschke y Alexander Bannink, diseñador del sarcófago, se trata de un método totalmente indoloro. Antes de poner fin a la vida del paciente, el nitrógeno se encarga de dejarle inconsciente.

El Doctor Muerte

Esta no es la primera vez que Nitschke se enfrenta a un reto como el actual. Fue el primer médico en practicar la eutanasia en Países Bajos tras su legalización en 2001, acto que le valió el apodo del Doctor Muerte. Desde entonces, lucha por ofrecer una salida con seguridad y sin violencia a todo aquel que quiera acabar con su sufrimiento. Y parece que por fin lo ha conseguido.

El médico australiano Philip Nitschke / STEVE HOLLAND

El médico australiano Philip Nitschke / STEVE HOLLAND

Sin embargo, su creación presenta varias trabas. Por ejemplo, solo podrá comercializarse en aquellos países que estén a favor de la eutanasia. Además, diversas organizaciones solicitan que la edad mínima para acceder al servicio sea de 50 años y que el paciente no presente un cuadro claro de depresión que nuble su jucio. Se espera que Sacro salga al mercado a lo largo de 2018.