Menú Buscar
Sergio Remis; Marina García y Saül Alcaraz, el equipo de Stop&Go

La rutina como antídoto a las adicciones

Stop&Go es un proyecto pionero del Hospital Sant Pau que tiene el fin de crear las condiciones de vida necesarias para superar la dependencia psicológica a las drogas

5 min

La adicción física a la heroína, la cocaína o el alcohol se puede superar con una abstinencia de unos 15 días de media, según la graved de cada caso. La psicológica, no obstante, es la que se mantiene en el tiempo y la que hace que se vuelva a caer. Para evitar la recaída, los enfermeros Marina García y Sergio Remis, junto al psicólogo Saül Alcaraz, han diseñado el proyecto Stop&Go para ayudar a cambiar radicalmente el estilo de vida de los drogodependientes.

La Unidad Hospitalaria de Desintoxicación (UHD) del Hospital Santa Creu i Sant Pau --donde trabajan los tres-- ha sido habilitada para crear un ambiente que refleje las pautas de cómo debería ser la vida de los pacientes una vez han salido del centro para no tener la tentación de consumir aquella sustancia a la que son adictos. “Se trata de cambiar de estilo de vida”, explica Marina García en conversación con Crónica Global.

Y es que una cosa tan común como una cuchara, explica García, para los heroinómanos es un invitación a consumir: “Lo único por lo que se mueve un paciente cuando está consumiendo es por la droga. El resto de necesidades en la pirámide de Maslow se obvian. La pieza principal es la adicción”. Stop&Go pretende potenciar que "todo lo demás" es importante y que, si cae una de las otras necesidades de la pirámide, el resto también caen. "No es que haya una importante, es que es la combinación de todas ellas”, apostilla.

Perfil del drogadicto

Su proyecto fue finalista en los premios Enfermería en Desarrollo 2016. Su experiencia les avala. Desde la apertura de la unidad hace 29 años, es la sala con mayor número de camas de Cataluña y en 2015 ingresaron 276 personas. Los pacientes son, en su gran mayoría (68,3%), varones de entre 46 y 50 años y de estatus socioeconómico medio.

El motivo principal de ingreso, según los datos más recientes, fue la desintoxicación de alcohol (120 episodios, el 40%), seguido de la desintoxicación de cocaína (73 episodios, el 24,3%) y de opioides, como la heroína (57 episodios, el 19%).

Ejes de acción

Stop&Go contempla dos ejes de acción. Por un lado, la intervención enfermera, donde trabajan las distintas necesidades básicas que los pacientes tienen deterioradas, como la higiene, la alimentación y el sueño. “Intentamos poner hincapié en la necesidad de hacer actividades físicas. Por ejemplo, ir a la consulta del médico andando o subir las escaleras en lugar de coger el ascensor”, relata García.

El segundo eje busca la visualización para que los drogodependientes puedan adquirir unos hábitos y trasladarlos a su vida diaria. A través de dos sesiones semanales de una hora cada una, les han estructurado la sala de manera que hagan las cosas que deberían hacer en el exterior: el rincón de los juegos; el rincón del caminador; el rincón del ping-pong; el rincón de los alimentos; el rincón del gimnasio; el rincón ‘como en casa’; el rincón Stop&Go; el rincón del sueño y el rincón de la higiene.

“Queremos que vuelvan a la rutina, que si tienen una mala noche de sueño no se estén hasta la una del mediodía en la cama o pensando en meterse algo para dormir porque todo eso va a repercutir en el resto de necesidades”, concluye la enfermera, optimista de poder poner la "primer piedra" del camino de la rehabilitación.