Menú Buscar
Toni Balam y Carme Ruscalleda, chef del restaurante Sant Pau, en una imagen de archivo / CG

Ruscalleda invitó a los últimos comensales el día que cerró el Sant Pau

La ‘tres estrellas Michelin’ seguirá cocinando en el Mandarín y ya piensa en acometer otro proyecto en Sant Pol de Mar

3 min

El sábado 27 de octubre no será fácil de olvidar para la cocinera Carme Ruscalleda. “No soy de lágrima fácil, pero será un día muy especial”, aseguraba la primera mujer que obtuvo en España ‘tres estrellas Michelín', horas antes de ofrecer el último servicio, antes de su cierre, del restaurante Sant Pau, en Sant Pol de Mar (Barcelona).

Y, para agradecer a los clientes las tres décadas en que ha estado abierto el restaurante, tanto Ruscalleda como su marido, Toni Balam, tomaban la decisión de invitar a todos los comensales que acudieron este sábado a esa ‘última cena’ en el Sant Pau. “Son clientes que no sabían, cuando reservaron hace medio año, que iba a ser el último día”, comentaba la acreditaba cocinera catalana.

"Nevera completamente vacía"

Tras finalizar el último servicio, la cocinera ha comentado que “la nevera quedó completamente vacía. Me llevé las sobras a casa”, y reconocía, en una entrevista en RAC 1, que, a partir de ahora, “seguirán cocinando en el Mandarín de Barcelona y pondrán en marcha otro proyecto en el Sant Pau”.

Ruscalleda y su marido, Toni Balam,abrieron el Sant Pau en julio de 1988 como continuación de la tienda de alimentación familiar, en 2004 crearon el Sant Pau de Tokyo y desde 2009 gestionan el restaurante Momentos del hotel Mandarin Oriental de Barcelona, liderado por su hijo Raül Balam.

Fiesta con la banda de música de su marido

Sobre estos 30 años, la chef ha dicho que han sido buenísimos, pero también han sido momentos de dudar. "Cerramos con la plenitud de que el cliente se ha puesto en nuestras manos", asume emocionada. Y para celebrar con alegría el cierre del afamado restaurante, Ruscalleda y su equipo celebrarán una fiesta de "rock and roll y chá chá chá" con la banda de música en vivo en la que está integrado su marido y jefe de sala Toni Balam, Playback Show.

Sobre el papel de la mujer, Ruscalleda ha instado a ver que hay muchas mujeres, y ha lamentado que todavía "no se piensa suficiente en ellas y hay muchas, y cada vez serán más". "Hace mucho tiempo que las mujeres han llenado las escuelas y que están en equipos potentes o han creado su empresa. Esto es un no parar", avisaba.