Menú Buscar
Josep Antoni Rosell acompañado de su abogado / EFE

3%: los maletines de Rosell apuntan al canal Segarra-Garrigues

El juez de El Vendrell se apoya en un extrabajador que denunció a la constructora para analizar la documentación que guardaba el exdirector de Infraestructures

3 min

La documentación recogida en los cuatro maletines que el exdirector de Infraestructures de la Generalitat Josep Antoni Rosell guardaba en casa de un amigo contienen abundante información de la época en la que el ex alto cargo, imputado en el caso 3%, trabajaba en el proyecto de construcción del canal Segarra-Garrigues.

Así lo han confirmado fuentes próximas a la investigación que se sigue en el Juzgado de Instrucción número 1 de El Vendrell (Tarragona).

El juez Josep Bosch ha comisionado a un extrabajador de la empresa adjudicataria de la obra (cuyo contrato fue rescindido en el marco de un expediente de regulación laboral) para que ayude a los investigadores a desentrañar si entre la documentación guardada por Rosell se inducen indicios de posibles delitos.

Despechado

Se da la circunstancia que ese exempleado de Regasa, Iñaki Fraile, denunció a la empresa por la vía laboral. Pidió la rescisión contractual porque argumentaba que la compañía había incumplido el acuerdo suscrito con él. Fraile está enfrentado desde entonces con Rosell, quien ocupaba un cargo preeminente en el conglomerado de construcción del canal.

Los argumentos esgrimidos en aquel juicio por el trabajador apuntaban a exagerados incrementos en la tasación de los terrenos a expropiar para la ejecución del canal Segarra-Garrigues y a otras irregularidades, en el marco del proyecto de construcción de esta infraestructura, una obra que contó con el concurso directivo de Rosell antes de ser nombrado para el cargo público de director general de Infraestructures, la antigua GISA.

Nueva citación

Fraile perdió el contencioso judicial, pero los argumentos que esgrimió en la demanda y el posterior juicio son los mismos que aparecen en el sumario del caso 3%, en concreto, los que corresponden con diversos correos electrónicos firmados por un anónimo que se presenta bajo el apodo de InfraWorker, que obran en poder del juez.

Rosell ha sido citado a declarar de nuevo el próximo día 21. Cuando fue detenido el pasado 2 de febrero, el exdirector de GISA se negó a declarar alegando indefensión al existir piezas secretas en el sumario que supone le afectan directamente.