Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vehículos de la Guardia Urbana de Barcelona en el casco antiguo de la ciudad / CG

Dos detenidos por robar en pisos de mujeres y humillarlas

La Guardia Urbana de Barcelona arresta a dos varones que se 'colaron' en los pisos de las víctimas y se masturbaron ante una de ellas

4 min

La Guardia Urbana de Barcelona detuvieron ayer domingo, 6 de septiembre, a dos jóvenes por robar en pisos de mujeres y humillarlas. Los agentes arrestaron a los varones en el distrito de Ciutat Vella por colarse en los pisos de las víctimas y, en al menos un caso, masturbarse ante una de ellas. Se acusa a la pareja de los delitos de robo con fuerza, apropiación indebida y trato degradante o vejatorio.

Fuentes policiales explican que los dos cacos pudieron ser puestos bajo custodia gracias a la pericia de los funcionarios. Éstos acudieron a una llamada ciudadana de la calle Carassa de Barcelona relativa a un posible robo en un domicilio sobre las 6:30 horas de la madrugada. Al llegar allí, los efectivos interceptaron a uno de los ladrones en la calle que huía a toda velocidad. Los agentes le intervinieron dos relojes cuya procedencia el detenido no pudo explicar. Durante esa actuación, los policías escucharon los gritos de una mujer desde una calle aledaña, y acudieron a la carrera.

Robo y vejaciones

En la bocacalle de la que procedía la petición de ayuda, la calle Rosic, la Guardia Urbana halló a una vecina que pedía ayuda desde su balcón. La residente explicó a los agentes que la habían despertado ruidos en su domicilio. Al acercarse a la zona del trasiego, la mujer fue deslumbrada por una luz en la cara. Tras ello, un joven salió de su vivienda a toda velocidad. La misma situación se repitió en un domicilio de la cercana plaça de La Llana, y en otro apartamento de la calle Volta d'en Colomines, todos ellos en Ciutat Vella.

Calle Rosic, donde ocurrió uno de los presuntos robos con violencia / Google Maps

En este último caso se habría producido una de las escenas más dantescas de la mañana de robos en la Barcelona antigua. La propietaria halló a los cacos en su casa, pero uno de ellos, tras hacer ademán de irse, habría rehusado marcharse y realizó la vegación. El empeño y frialdad de la vecina, que consiguió expulsar de su casa al asaltante, evitaron daños mayores contra su persona y su propiedad.

Arrestados 'in situ'

Tras los tres ataques, los jóvenes habrían salido a la carrera con ordenadores y otro material electrónico robado a las víctimas. Fue en aquel momento en el que fueron interceptados por la Guardia Urbana, que les detuvo prácticamente in situ. A renglón seguido, los agentes les imputaron los tres delitos citados habida cuenta del relato de las mujeres y de al menos un testigo, quien alertó de que una semana atrás uno de los presuntos ladrones ya había intentado entrar en uno de los pisos saqueados.

La actuación de la Urbana frustró así la cadena de supuestos delitos contra las personas y patrimonio. Ello ocurrió apenas una semana después de que el último Barómetro del Ayuntamiento de Barcelona confirmara que la inseguridad se ha enquistado como principal problema de los ciudadanos. En la misma encuesta, los vecinos de la capital catalana suspenden por primera vez a la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau.

Destacadas en Vida