Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

[VÍDEOS] Así actúan los ladrones de farmacias durante el estado de alarma

Las boticas estudian cerrar por las tardes y colocar cristales antibalas para frenar a las bandas de cacos; los Mossos responden que han ampliado el patrullaje

5 min

Es el modus operandi de los ladrones de farmacias durante el confinamiento. Bandas de cacos se están cebando con las boticas aprovechando que la mayoría de la población está en casa por el estado de alarma contra la pandemia del SARS-CoV-2. Los comerciantes plantean cerrar por las tardes o instalar cristales antibalas, mientras Mossos d'Esquadra trata de tranquilizar al gremio recordando que ha aumentado el patrullaje.

En conversación con este medio, un portavoz de la policía autonómica se ha remitido a una nota de premsa emitida por el cuerpo esta semana en la que se anunciaba un "incremento del patrullaje en torno a los comercios considerados esenciales que están abiertos estos días". ¿Cuáles? "Farmacias o tiendas de alimentación, y con especial atención en los horarios de apertura y cierre, cuando puede haber menos personas en la calle". La fuente oficial ha recalcado que "no ha habido incremento de robos en farmacias", aunque sí caída del "resto de hechos delictivos". Los ladrones, destaca Mossos, pueden apuntar a algunas farmacias porque hay menos personal y más caja que en u supermercado. Por ello el cuerpo se estaría empleando a fondo en proteger estos establecimientos.

"Con mascarillas y cúter"

El esfuerzo de Mossos es ingente, sí, pero no suficiente. Ello es lo que asegura una farmacéutica con tienda en el distrito de Sants-Montjuïc. La licenciada aporta vídeos de algunos de los últimos robos en comercios como el suyo y se lamenta de la situación. "Los Mossos vienen a ver cómo estamos. Pero hay que hacer más. En la calle hay sensación de inseguridad y mis trabajadoras están expuestas", critica. ¿Qué hará ella? "Tomar medidas, claro está. Hay gente que ya está cerrando antes, incumpliendo el horario esencial, porque el momento del cierre es cuando quedan más expuestos", alerta.

Esta pequeña comerciante explica que el confinamiento ha generado una nueva dinámica de robos en farmacias. "Al pasear por la calle con mascarilla, guantes y gafas de sol, los ladrones lo tienen mucho más fácil. Nadie les identifica y solo les basta utilizar un cúter u objeto punzante y te desvalijan", avisa a quien la quiera oir. Señala distritos como Nou Barris y Ciutat Vella como puntos negros, amén de barrios como Bon Pastor. "Hay que hacer algo antes de que los robos se generalicen. Se lo rogamos a las administraciones y a las policías. A todas", implora.

Detenidos

Esta semana, el teniente de alcalde de Prevención y Seguridad, Albert Batlle, informó de que una persona había sido detenida por diversos robos en farmacias de Barcelona. El concejal del PSC admitió en rueda de prensa una "determinada alarma" por estos hechos delictivos y loó la labor de los Mossos y el resto de cuerpos y fuerzas de seguridad. El viernes, 3 de abril, el cuerpo informaba de dos detenciones más de individuos que, supuestamente, habían perpetrado asaltos en farmacias de Sant Andreu y Trinitat Vella.

Este trabajo es agradecido por los farmacéuticos, pero éstos piden más. Plantean que Mossos y Guardia Urbana de Barcelona (GUB) se apoyen en la Guardia Civil y la Policía Nacional para incrementar la seguridad en las calles. Su preocupación ha llegado al Colegio de Farmacéuticos de Barcelona (COFB) y a la patronal Fefac, que ha emitido notas públicas esta semana. "Hay nuevas bandas que se ceban con las farmacias. También gente que roba por necesidad. Entendemos la desesperación de la gente, pero los nuevos perfiles de ladrones obligan a la disuación: recuerden que los farmacéuticos estamos a primera línea del aprovisionamiento", apostillan.