Menú Buscar
Un momento de la operación contra la organización de robo de vehículos desarticulada / MOSSOS

Cae una banda criminal de robos de coche por encargo

Los investigadores atribuyen a la organización cerca de 70 desapariciones de vehículos, entre robos, hurtos y apropiaciones indebidas

09.08.2018 13:58 h.
4 min

Los Mossos d’Esquadra han desarticulado una organización criminal dedicada a robar vehículos por encargo. Los agentes han detenido a ocho personas, a las que se les atribuye la autoría de 68 sustracciones de vehículos entre robos, hurtos y sustracciones indebidas. A estos delitos se les sumaba, en ocasiones, el de falsificación documental de los elementos identificadores del vehículo en cuestión.

La organización estaba especializada en el robo de furgonetas de una determinada marca y en turismos otras dos, y estaba liderada por dos hermanos, uno de los cuales estaba afincado en Barberà del Vallès (Barcelona) y el otro a caballo de Málaga, Cádiz y el norte de África.

Robo ‘a la carta’

La organización realizaba su actividad ilegal bajo demanda. La persona que lideraba la banda recibía “el pedido” donde se especificaba la marca, el modelo y, en ocasiones, el color. Los miembros de la organización establecidos en Cataluña se encargaban de buscar un vehículo de las características descritas y, una vez localizado, enviaban a un “conductor” procedente del norte africano para que lo llevara hasta este continente.

La organización actuaba siempre de noche aprovechando que los coches quedaban desatendidos y que las calles estaban en calma, y utilizaba modernos dispositivos electrónicos para acceder al vehículo, ponerlo en marcha y copiar las llaves.

‘Modus operandi’

Para evitar ser detectados, los ladrones utilizaban diferentes metodologías a la hora de trasladar los vehículos robados hasta el destino final. A veces los transportaban inmediatamente después de sustraerlos, sin alterar ningún elemento identificador del vehículo y aprovechaban que el titular desconocía que había sido víctima del robo y, por lo tanto, no había ninguna denuncia interpuesta. Otras veces sustituían las matrículas originales por otras y trasladaban el vehículo también en la misma madrugada en la que perpetuaban el robo.

Otro procedimiento que llevaban a cabo consistía al trasladar los coches robados hasta una casa situada en Tarragona, donde alteraban los elementos identificadores como el número de bastidor y las placas de matrícula.

Operación iniciada en 2017

La investigación fue iniciada a finales de enero de 2017 la Unidad Central de Tráfico Ilícito de Vehículos, que tuvo conocimiento de la recuperación de diferentes turismos en el puerto de Génova (Italia) y en el de Sète (Francia) que habían sido sustraídos a la demarcación de Barcelona.

A finales del pasado mayo se llevaron a cabo varios cacheos en Barberà del Vallès y Tarragona y se localizaron dispositivos OBD, que se pueden utilizar tanto para la modificación y programación de parámetros del vehículo como para la configuración y la codificación una nueva llave. Asimismo se confiscaron aparatos electrónicos utilizados para configurar llaves vírgenes y dispositivos para manipular las cerraduras sin ocasionar daños. En aquel momento también se detuvo a ocho de los investigados en Mataró, Sabadell, Barberà, Barcelona, Tarragona y Figueres, dos de los cuales ingresaron en prisión y dos que ya estaban en prisión por los mismos hechos en el momento de las detenciones.