Menú Buscar
Una imagen del robo cometido en el mobiliario público de passeig de Gràcia / CSIF

Roban a plena luz del día parte del mobiliario público de paseo de Gràcia

Unas imágenes muestran como un chatarrero carga con un trozo de tubo metálico por passeig de Gràcia que previamente había arrancado del mobiliario público de esta calle

4 min

La sensación de impunidad en Barcelona es tal que los ladrones ya roban a plena luz del día y en una de las calles más céntricas de la ciudad: passeig de Gràcia, la conocida como milla de oro de la capital catalana. El ancho paseo, donde se concentran un gran número de comercios dedicados a la venta de artículos de lujo, tampoco escapa de los hurtos y los robatorios, que según los datos oficiales han tenido un repunte del 22,7% en los últimos meses.

Más allá de la actividad de los carteristas, que también operan en esta calle, ayer miércoles se difundieron unas imágenes en las que un chatarrero carga con un trozo de tubo metálico por passeig de Gràcia que previamente había arrancado del mobiliario público de esta calle.

Práctica extendida

La presencia de personas dedicadas a la recogida de chatarra por la capital catalana es una práctica que se ha extendido en los últimos años, y afecta a todo tipo de calles y barrios de la ciudad. Lo que sorprende en este caso es que no haya recogido los restos de metal que pueda encontrarse en las basuras, sino que directamente ha sido sustraído del mobiliario público. 

El sindicato CSIF de la Guardia Urbana ha compartido las imágenes a través de Twitter para denunciar la "sensación de impunidad en Barcelona", según afirma su portavoz, Eugenio Zambrano. En la red social, todos apuntan a la falta de seguridad como uno de los males endémicos de Barcelona: "Esta ciudad tiene una crisis en seguridad es muy seria", asegura uno de los usuarios. Otro añade: "En la Barcelona sin ley de Colau es lo que hay".

Percepción de inseguridad

Pero no se trata únicamente de la percepción de los internautas. El primer Barómetro Municipal de este 2019 señala la inseguridad como el mayor problema percibido por los ciudadanos en la ciudad condal. Así lo creen un 21% de los encuestados, lo que ha supuesto un incremento considerable desde el último sondeo municipal realizado en junio de 2018. En concreto, en seis meses ha pasado de ocupar la sexta posición en el barómetro municipal a ser el primer problema para los barceloneses, lo que implica un crecimiento del 15%.

Incluso el gobierno de Ada Colau es consciente de ello y lo reconoce como tal. En la presentación de la encuesta, el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, admitió que la inseguridad "es un problema real" en Barcelona y que es "innegable" que la ciudadanía es consciente de ello. Imágenes como las de este chatarrero arrancando un trozo de mobiliario público a plena luz del día ayudan a reforzar esta percepción, uno de los mayores quebraderos de cabeza para el gobierno municipal a pocos meses de las elecciones.