Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La abundante lluvia inunda una carretera en el Bages / METEOCAT

Riesgo de inundaciones en Cataluña: lluvia abundante y granizo complican la operación salida

La zona central de la comunidad autónoma es la más afectada por las tormentas, que se han desplazado hasta el litoral

4 min

Protección Civil de la Generalitat ha activado la alerta del plan Inuncat por riesgo de inundaciones ante las lluvias previstas para este viernes por la tarde, que en algunos lugares ya han dejado agua abundante y granizo. Todo ello, que afecta en especial a la Cataluña central, está complicando la última operación salida de julio.

El Servei Metereológic de Catalunya (Meteocat) ha previsto tormentas fuertes que pueden afectar a cualquier punto y, aunque el litoral y el prelitoral quedaban al margen en un principio –están excluidos del aviso de precipitaciones—, en algunas zonas del Maresme han registrado lluvias y granizadas.

Cuidado con los aparcamientos

En un comunicado, Bombers de la Generalitat ha explicado que ha recibido 22 avisos a consecuencia de las lluvias hasta las tres de la tarde de este viernes. La mayoría de los casos (17) se ha registrado en la zona central de Cataluña, la más afectada.

La previsión es de que las lluvias puedan superar los 20 litros de agua por metro cuadrado en 30 minutos, y en la zona central de Cataluña pueden superarse los 40 litros por metro cuadrado de agua acumulada en media hora. Por ello, se recuerda que no se deben aparcar vehículos en rieras o puntos inundables, ni cruzar ríos o rieras si llevan agua.

Las principales retenciones

Una de las afectaciones de la lluvia se aprecia en la carretera. La AP-7 concentra las principales retenciones hasta las seis de la tarde, con colas de hasta 14 kilómetros en algunos tramos. Y es que las tormentas coinciden con la operación salida. En especial, la circulación se ha complicado en el Bages y el Vallès. De hecho, en el Bages ha habido visibilidad reducida y agua en el asfalto en la C-16 en Manresa, en la C-25 en Manresa y en la C-55 en Sant Joan de Vilatorrada, así como en el Vallès, en puntos como la C-17 en Parets, la C-33 en Mollet y la AP-7 en Santa Perpètua.

Hasta poco antes de las seis de la tarde, las principales retenciones se han concentrado en la AP-7, con colas de hasta 14 kilómetros en Sant Sadurní d’Anoia, ocho kilómetros en Llinars del Vallès, cinco en Montornès del Vallès, cuatro en Sant Cugat, tres en Barberà y en Castellví de Rosanes y dos en Cerdanyola y Subirats.

Medidas especiales

Tráfico prevé que desde las tres de la tarde de este viernes y hasta mañana salgan del área de Barcelona unos 475.000 vehículos, lo que supone un 2% más que en el último fin de semana de julio de 2019 –el último año antes de las restricciones por la pandemia del coronavirus—, por lo que se han establecido medidas especiales con carriles adicionales para minimizar las posibles retenciones.

Para evitar retenciones, este viernes por la tarde los camiones no pueden superar los 80 kilómetros por hora y tienen que circular siempre por el carril de la derecha, sin poder adelantar, en la AP-7 entre el antiguo peaje de La Roca y el de Martorell y en el tramo entre Tarragona y el Ebre. Tráfico ha habilitado además carriles adicionales en sentido contrario al habitual en la AP-7 norte y sur y en la C-32 norte y sur y ha establecido otras restricciones de circulación de vehículos pesados, ya que los camiones de más de 7,5 toneladas no podrán circular en la AP-7 el domingo entre las cinco de la tarde y las diez de la noche.