Menú Buscar
Imagen del bloque de pisos turísticos de Sant Adrià, el primer completo fuera de Barcelona / CG

Una reyerta de turistas en Sant Adrià deja coches destrozados

La pelea, que se produjo de madrugada, tuvo lugar ante el nuevo bloque de viviendas turísticas del barrio de La Catalana

27.07.2018 11:49 h.
3 min

Una reyerta de turistas en Sant Adrià de Besós (Barcelona) ha acabado con daños en vehículos aparcados. La pelea ha tenido lugar de madrugada frente al nuevo bloque de viviendas vacacionales de La Catalana, el primero completo fuera de Barcelona ciudad.

Según ha confirmado la Policía Local del municipio, consta un "pequeño incidente" de madrugada en la zona. Vecinos del lugar han agregado más información. "Se ha producido una pelea entre visitantes extranjeros a grito limpio. Se han intercambiado puñetazos y han acabado retrovisores de vehículos rotos y motos tumbadas por el suelo", han lamentado.

Bloque polémico

Como avanzó este medio, el bloque de pisos turísticos propiedad de Catarina Inversiones 2014 SL y operado por RGMP Properties SL sublevó a los vecinos de Sant Adrià. Se trata de la primera escalera de vecinos entera dedicada a pisos turísticos en el primer anillo de la conurbación de Barcelona. La inversión se ha podido llevar a cabo porque en la localidad no rige una moratoria de viviendas vacacionales, tal y como ocurre en la Ciudad Condal.

Ello no ha sido óbice para que los alojamientos se pusieran en la diana de los vecinos. Los residentes advirtieron de que los pisos turísticos de La Catalana crearían "problemas de convivencia" en una zona que describieron como "residencial". Asimismo, lamentaron que nadie les alertara de que habría una inversión de este tipo en la zona en la que viven.

Pendiente de un informe

Ahora, los ciudadanos lamentan que las viviendas vacacionales de La Catalana de Sant Adrià de Besós hayan empezado a operar a la espera del informe jurídico que ha pedido el Ayuntamiento de Sant Adrià de Besós a la Generalitat de Cataluña para cerciorarse de si las licencias se ajustan a ley.

El consistorio que dirige Joan Callau ha defendido siempre que "no pudo hacer nada" para frenar la inversión, pues la apertura de pisos turísticos precisa sólo de una comunicación al ayuntamiento que sólo puede frenar el gobierno autonómico.