Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El empresario catalán Bosco Fonts, tras superar el coronavirus / EP

El 'rey del pan' supera el coronavirus tras 67 días en coma y 90 en la UCI

El empresario catalán Bosco Fonts fue CEO del grupo Monbake y director general de Bellsolà por más de diez años

3 min

El empresario catalán Bosco Fonts ha sido una de las personas que más tiempo ha pasado en la UCI por culpa del coronavirus en España. En total, Fonts ha pasado 90 días ingresado en el hospital y 67 de ellos en coma inducido. "Me siento tremendamente afortunado. Sé que me he salvado de una buena", subraya. 

Fonts fue director general de Bellsolà, compañía especializada en panadería y bollería, durante más de 10 años y se convirtió en CEO del grupo Monbake, resultante de la fusión, en 2018, de Berlys y Bellsolà. Ahora, Fonts sigue ligado al grupo panadero como miembro de su consejo de administración. 

Las secuelas del Covid-19

El empresario se encuentra, desde el 28 de mayo, en su casa, en Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona), donde se recupera de las secuelas físicas de tres meses de enfermedad e inactividad, y acompañado de su mujer, Rosa, sus hijas, Anna y María, y los muchos amigos y familiares que lo visitan. 

El coma ha dejado a Fonts con 15 kilos menos, problemas de riñón que le obligan a hacer diálisis, una traqueotomía que está cicatrizando y mucha musculatura que recuperar, pero tiene el espíritu intacto y los pulmones recuperados: "Cuando me indujeron el coma yo estaba en un 50 ó 60% de capacidad pulmonar, que es poquísimo; ahora ya estoy al 99 ó 98".

En recuperación

Cada día hace ejercicio y fisioterapia y, apenas una semana después de llegar a casa en silla de ruedas, ya camina con ayuda de un andador o con algún familiar: "Estoy convencido de que en julio caminaré sin ayuda y de que el 1 de septiembre estaré totalmente recuperado".

Fonts todavía no sabe cómo pudo contraer el coronavirus, ya que no estuvo en China ni en Italia, aunque una semana antes de notar los primeros síntomas estuvo en Pamplona y con otras personas de Madrid, donde se produjeron los principales brotes de la infección. "Me hicieron la prueba del coronavirus dos veces, y saló negativa, pero el doctor insistió en que los síntomas eran de coronavirus y que yo tenía la enfermedad. Y acertó", ha recordado Fonts, convencido de que la decisión del médico le salvó la vida.