Menú Buscar
Fragmento de la noticia del fraude del IVA aparecida en un periódico en los años 90.

El 'rey del fraude del IVA' vuelve a la cárcel

El financiero Pere Bou, detenido en 1999 por fabricar miles de facturas falsas para desgravar el IVA, es condenado, ahora, por estafa

2 min

Pere Bou Sardanes, empresario barcelonés, considerado el cerebro del primer macrocaso estatal de fraude a través de facturas falsas para desgravar el IVA, vuelve a la cárcel 17 años después.

La sección 21 de la Audiencia de Barcelona ha dictado un auto en el que le concede, de forma improrrogable, un mes de margen para que ingrese voluntariamente en prisión donde cumplir la pena de dos años a la que ha sido condenado por un delito de estafa y otro de alzamiento de bienes.

Según la sentencia, Bou, al frente de una empresa pantalla, intercedió en la venta de una finca provocando "un considerable perjuicio económico para los propietarios del inmueble".

El hombre del IVA

El nombre de Pere Bou saltó a la opinión pública en 1999 cuando la Guardia Civil, bajo la dirección del juez instructor número 27 de Barcelona, Emilio Soler, llevó a cabo la que se ha considerado como la primera macrooperación estatal contra el fraude del IVA. Esa investigación se saldó con 8 detenidos y decenas de empresarios imputados que reconocieron su participación en el fraude que, según fuentes judiciales, superó los 10.000 millones de las antiguas pesetas.

En 1999 era el administrador de la empresa Astromondi, de Barcelona, que se dedicaba a servicios relacionados teóricamente con la importación y exportación.

Decenas de empresas ficticias

Sin embargo, la Guardia Civil, tras una pormenorizada investigación de la Agencia Tributaria, detectó decenas de compañías y sociedades que emanaban de Astromondi que no tenían actividad mercantil alguna. Eran empresas ficticias cuyo registro mercantil se utilizaba para fabricar facturas falsas que decenas de empresarios adquirían para desgravar --de forma ilícita-- en sus correspondientes declaraciones tributarias.

Tras la detención y encarcelamiento, entonces, de Pere bou, decenas de empresarios desfilaron por la Agencia Tributaria para devolver el dinero estafado y pagar la correspondiente multa. Eso les eximió, a muchos de ellos, de incurrir en responsabilidad penal.