Menú Buscar
Hillary Clinton y Vladimir Putin en una imagen de cuando fue secretaria de Estado de Barack Obama / EFE

Revuelo diplomático por la detención de un ciudadano ruso en El Prat

La UCO de la Guardia Civil interceptó en el aeropuerto barcelonés a un joven y le incautó material informático a instancias del FBI

2 min

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia civil detuvo el viernes pasado en el aeropuerto de El Prat a un joven moscovita acusado de piratería informática. Esa detención, instada por el FBI, ha provocado un conflicto diplomático de primer orden entre España y Rusia.

La detención se ejecutó el pasado día 13 por la mañana en la terminal de vuelos internacionales. El detenido, un joven de nombre Estanislav, iba a acompañado de una mujer y portaba en la maleta diversos soportes informáticos.

Piratería informática

El FBI le perseguía como presunto autor de diversos delitos graves de piratería informática.

Tras la detención, la UCO lo puso a disposición judicial y el juez de guardia de Barcelona ordenó su ingreso en prisión. En breve será extraditado a Estados Unidos.

Aunque ninguna fuente oficial ha querido aportar dato alguno del motivo que impulsó al FBI a la búsqueda internacional del ciudadano ruso, algunas fuentes oficiosas han sugerido que quizá el detenido pudiera tener alguna relación con los ataques cibernéticos sufridos por los demócratas norteamericanos en las elecciones presidenciales de noviembre pasado. La CIA y el resto del servicio secreto sospecha que Rusia esta tras ese ataque informantico.

Nadie ha confirmado este extremo.

Llamadas del cuerpo diplomático

En los medios consultados se subraya que tanto el consulado ruso en Barcelona como la embajada en Madrid se han interesads por la situación del detenido. Fuentes policiales hablan, incluso, de presiones diplomáticas rusas para conocer el alcance del material incautado en los soportes informáticos que Estanislav llevaba en su equipaje.

La noticia  de esta detención ha llegado a conocimiento de los medios de comunicación rusos que, desde hace algunas horas, no paran de llamar al Ministerio de Interior español interesándose por el asunto.