Menú Buscar
Tomate con moho, peligroso para ingerir en caso de retirar la parte afectada / PIXABAY

Retirar el moho de la comida e ingerir el resto podría ser peligroso

Los alimentos tiernos, como quesos frescos o mermeladas, pueden suponer un potencial riesgo para la salud humana

2 min

¿Quitas el moho de una pieza de comida y te comes el resto? Pues cuidado, porque no podría ser tan seguro como podría parecer. El debate lo ha abierto la primera ministra británica, Theresa May, que confesó a sus ministros que ella nunca tira un frasco putrefacto de mermelada y que se lo come. 

De hecho, la Autoridad de Normas Alimentarias (FSA, Food Standards Agency en inglés) recomienda desechar aquellos alimentos "que estén podridos o que contengan moho debido a los riesgos potenciales". ¿Por qué? La explicación se centraría en que "si bien es posible que la eliminación del moho y una cantidad significativa del producto circundante puedan eliminar las toxinas ocultas presentes, no hay garantía de que hacerlo las elimine todas". 

Alimentos indultados

Algunos de los enseres que sí pueden aprovecharse si alguna parte se desecha. Así, los firmes y secos pueden retirarse desechando las partes contaminadas mientras que los blandos deberían tirarse ante la posibilidad de capas contaminadas con los patógenos. 

Las mermeladas, los frutos secos, las frutas y verduras blandas y los quesos tiernos con moho deben ir automáticamente a la basura. Por otro lado, el pan y bollería, lácteos, pasta, carne curadas y secas –así como las hortalizas firmes– pueden comerse sin ningún tipo de problema una vez suprimida la parte enmohecida