Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Roger Pallarols, presidente del Gremio de Restauración de Barcelona. Restauradores / GR

Los restauradores ven "histórica" la rebaja de alquileres para actividades económicas

También reclaman sustituir el actual cierre de bares y restaurantes en Cataluña por otras medidas como limitaciones horarias

5 min

El Gremio de Restauración de Barcelona valora de forma muy positiva el decreto ley aprobado este martes por la Generalitat para rebajar hasta un 50% el alquiler de los establecimientos y locales que tienen suspendida, o bien restringida, su actividad por las medidas impuestas contra la pandemia de coronavirus, como ocurre en el caso de los bares y restaurantes

"Para los restauradores, este paso se puede calificar de histórico y supone atender la demanda planteada por el sector al inicio de la pandemia: que arrendadores y arrendatarios compartan las pérdidas que genera y continuará generando la crisis", explican desde el gremio en un comunicado. Según una encuesta hecha por este organismo a finales de julio, dos de cada tres restauradores arrendatarios no han logrado una rebaja del alquiler pese a haberla solicitado.

Un restaurante de Barcelona cerrado
LA ENCUESTA ¿Es razonable la obligación de rebajar el alquiler a bares y restaurantes decretada por la Generalitat?

Al juez si no hay acuerdo

La organización destaca que, después de un fin de semana de "intensas conversaciones" con los responsables de las consejerías de Justicia y de Empresa, se haya logrado aprobar un decreto inspirado en el principio rebus sic stantibus. Esto es, obligando a las partes, en caso de no ponerse de acuerdo, a pedir la intervención de la justicia. De esta forma, un juez puede adaptar las cláusulas del contrato a las nuevas circunstancias sin necesidad de esperar a una sentencia.

El Gremio de Restauración, asimismo, hace un llamamiento a todas las formaciones políticas y a las administraciones a apoyar esta medida. Reclaman que empiece por el Parlament donde, recuerdan, se tendrá que convalidar ahora el decreto ley.

Un restaurante de Barcelona cerrado después de que la Generalitat ordenara clausurar los bares
Un restaurante de Barcelona cerrado después de que la Generalitat ordenara clausurar los bares

Acabar con el cierre

Desde esta entidad, asimismo, anuncian que el Gremio propondará al Govern sustituir el actual cierre de bares y restaurantes por un nuevo escenario donde retomar la actividad pueda ir acompañado de otras limitaciones, por ejemplo, horarias. "No es necesario agotar estos 15 días de cierre para llegar a este acuerdo; nos tenemos que proponer reconducir la situación esta misma semana", afirma Roger Pallarols, director general del gremio.

Según anunció este martes la portavoz del Govern, Meritxell Budó, el nuevo decreto faculta a los titulares de los establecimientos a iniciar una negociación con los propietarios de inmuebles para establecer una rebaja temporal y de mutuo acuerdo de la mensualidad de las rentas. En concreto, establece un período de negociación de un mes entre el propietario del local y el arrendatario y, en caso de no alcanzar un acuerdo, pasa a aplicarse automáticamente una rebaja del alquiler en función de una tasación preestablecida.

50% menos si hay cierre total

La nueva norma fija que, si no hay acuerdo entre las partes, el alquiler de aquellos negocios que están totalmente cerrados por las medidas sanitarias, como bares y restaurantes, centros de estética, bingos, casinos, salas de juego o ludotecas, se reducirá automáticamente un 50% a contar desde el día en que el arrendatario notifique su voluntad de negociar.

Por otro lado, los negocios cuya actividad está parcialmente limitada por la pandemia, como comercios, teatros, tiendas 24 horas, gimnasios u hoteles, tendrán una rebaja del alquiler proporcional a la disminución de sus aforos y horarios de atención al público. En este caso, la rebaja se aplicará únicamente sobre la parte afectada, por lo que si un comercio tiene permitido abrir al 50%, el arrendatario deberá pagar el 75% del alquiler.

Budó también ha explicado que el Govern se da un plazo de dos años para incorporar la cláusula rebus sic stantibus en el Código Civil que permite modificar contratos ante cambios sobrevenidos y extraordinarios como la pandemia.

Destacadas en Vida