Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Restaurante Vicio de Barcelona, que responde a la denuncia de un hombre por tener la carta sólo en castellano / INSTAGRAM

Así responde el restaurante de Barcelona al hombre que llamó al 112 por tener la carta en castellano

Desde el local 'Vicio' aseguran que saben de dónde vienen y lamentan la polémica generada por un cliente que avisó a los Mossos y a emergencias por no tener el menú en catalán

6 min

"Somos muy conscientes de dónde venimos". Así responden desde Vicio al hombre que criticó al restaurante por no tener la carta también en catalán. El cliente denunció a través de las redes sociales que el menú del establecimiento --situado en Vía Augusta de Barcelona-- sólo estaba en castellano, por lo que pidió la hoja de reclamaciones, que el local no tenía. Un motivo que le llevó a llamar a los Mossos d'Esquadra y al teléfono de emergencias 112, sin éxito. 

"Sin la carta en catalán, hemos pedido la hoja de reclamaciones y no la tenían. Hemos llamado a los Mossos, después de más de 30 minutos esperando y dos llamadas al 112, no se han presentado. Nos acabamos de ir", expresó a través de Twitter desde el propio lugar. 

Una polémica sin sentido

Desde Vicio lamentan en declaraciones a Crónica Global que se haya generado una polémica donde no la había, teniendo en cuenta que se trata de una startup impulsada por Aleix Puig, ganador de Masterchef y nacido en Manresa (Barcelona). 

El cliente les acusó de "catalanofobia" y de desproteger al consumidor cuando, según ha sabido este medio, los camareros del restaurante "lo atendieron en catalán". Pero no sólo eso: la invitación al cliente está en las dos lenguas, así como la petición para que se descargue la carta. 

La invitación al consumidor en catalán y en castellano / CEDIDA
La invitación al consumidor en catalán y en castellano / CEDIDA

La compañía rectifica

Según explican a este medio, la carta digital no estaba en ambas lenguas porque tenían contratado el servicio a una plataforma externa que "no permitía el multiidioma", a pesar de que la compañía ya ha rectificado y ya muestra el menú en catalán y en castellano. 

Indicar las opciones gastronómicas en los dos idiomas ya entraba dentro de sus planes: "Nuestra intención desde un principio era tener nuestro propio e-commerce, pero estábamos en ello". Tras la polémica lingüística, han acelerado el proyecto y ya han publicado la carta también en catalán en el local de Vía Augusta --el único que sirve comida in situ--. "En los próximos días lo iremos activando en el resto de locales de la ciudad", aseguran, refiriéndose al de Sant Andreu --número 11 de la calle de Eiximenis-- y en L'Hospitalet de Llobregat --número 165 de la calle de Castelao--. 

"Somos una startup, está claro que estamos empezando y que hay cosas a mejorar", se defienden.

La nueva carta, también en catalán
La nueva carta, también en catalán 

"Reivindicar mis derechos lingüísticos" 

Por su parte, el cliente ya ha mostrado su satisfacción. "Después de ser objeto del odio más profundo durante las últimas 24 horas, me acaban de confirmar que Vicio ha rectificado y acaba de incluir el catalán esta misma noche como lengua de uso en su plataforma electrónica de venta. ¡Seguimos!". Según ha sabido este medio, fue el propio restaurante quien le confirmó el cambio tras ver la polémica que se había generado a raíz de la denuncia pública.

Pese a todo, no se arrepiente: "Volvería a reivindicar, todas las veces que haga falta, mis derechos lingüísticos como he hecho hasta ahora. Nunca, nunca he pisado ni por odio ni befa. Que el escarnio a unos pocos nos haga más fuertes a todos para exigir aquello que merecemos sin segar la hierba bajo los pies. Gracias por el apoyo".

Plataforma per la Llengua se une a la queja

Un consuelo que han expresado desde Plataforma per la Llengua, que no ha tardado en sumarse a la polémica y en pedirle que ponga la queja. Se trata de una entidad subvencionada por la Generalitat que se dedica a enviar a sus simpatizantes a locales de restauración que no tienen su carta en catalán para acosarles y denunciarles.

De hecho, el pasado 18 de febrero un grupo de radicales afines a la autodenominada "ONG del catalán" llevó a cabo una acción de hostigamiento para delatar a dos establecimientos de la Ciudad Condal: Five Guys y Surf House