Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ventanales con persianas en un hogar

Las reparaciones más comunes en las persianas

Cambiar la cuerda, reparar las láminas y arreglar el motor en las eléctricas son los motivos más frecuentes para llamar a un profesional

3 min

Las persianas juegan un papel esencial en las viviendas. Nos protegen del frío y del sol, nos aportan intimidad y además aportan un toque estético a la vivienda. Por eso resultan una una pieza clave del hogar que hay que cuidar y mantener en buen estado para que cumpla con sus objetivos de manera óptima.

En este sentido, el mantenimiento que se lleve a cabo resulta fundamental. Ya sea por el paso tiempo o por los fenómenos meteorológicos, las persianas pueden sufrir daños importantes que limitan sus funcionalidades. Pero no hay que desesperar:reparar persianas es posible. 

A continuación te contamos los problemas más comunes:

Desgaste de la cuerda

El paso del tiempo y el desgaste de su uso puede hacer que la cuerda de la persiana deje de funcionar correctamente. En estos casos, es necesario cambiarla. Para los más manitas puede ser una tarea sencilla pero, para los demás, siempre es aconsejable contar con la ayuda de un profesional. 

En cuanto a los pasos a seguir, es necesario quitar el tambor y el eje y sustituir toda la cuerda por una nueva. No hay que olvidarse de enganchar bien la cuerda al eje para que vuelva a quedar perfecta.

Rotura de lamas 

Este tipo de intervención es frecuente en zonas de llueve granizo con frecuencia, zonas con mucho viento o en viviendas que están en un bajo y pueden sufrir el golpe de un balón. Tener una lama rota tiene un efecto visual muy negativo y, por otra parte, impide a la persiana cumplir con su cometido de aislar a la vivienda. 

En estos casos hay que cambiar lamas persianas y para ello hay que contar con un profesional para sustituir las dañadas por otras nuevas.

Problemas con las persianas motorizadas

Desde hace años, la instalación de persianas eléctricas es cada vez más común en España. Tienen la ventaja de que su funcionamiento es muy cómodo y evita tener que hacer esfuerzos. Pero, al igual que las otras persianas, también pueden estropearse.

 Las principales averías suelen ser las relacionadas con un problema en el motor o un fallo en el mecanismo de la persiana. En sendos casos, habrá que llamar a un especialista. Además, también es frecuente que el problema provenga del interruptor. Por ello, el experto también debe revisarlo para cerciorarse y comprobar que todos los cables están bien conectados.

Cuánto cuesta arreglarla 

Los precios varían en función del trabajo a realizar sobre ellas. Sin embargo, vamos a ofrecer una tarifas medias por tipo de trabajo:

  • Cambios de cintas: Desde 40 euros

  • Cambios de poleas: Desde 45 euros.

  • Sustitución de recogedor más cintas: Desde 45 euros.

--

Contenido Patrocinado.

Destacadas en Vida