Menú Buscar
Los problemas en las Cercanías de Barcelona

Renfe desconvoca la huelga pero se mantienen los retrasos

El servicio durante la jornada será el habitual excepto en las líneas R2, R8 y R11, en las que por cuarto día se mantienen las afectaciones por un robo de cable

Redacción
2 min

La huelga que el sindicato CGT había convocado para este viernes ha quedado desconvocada durante la madrugada.

El servicio durante la jornada será el habitual excepto en las líneas R2, R8 y R11, en las que por cuarto día se mantienen las afectaciones por un robo de cable ocurrido el martes.

Según ha explicado Renfe, el servicio ha comenzado con los servicios mínimos previstos, aunque progresivamente irá retomando la frecuencia habitual tras anunciarse la desconvocatoria del paro.

No obstante, en las tres líneas afectadas por el robo de cable se mantiene una reducción en la cantidad de los trenes que circulan de hasta el 50%, retrasos de 20 minutos de media en cada trayecto y servicios alternativos de autobús en algunos tramos.

Un descenso del 50% en la frecuencia

La R2 se divide en dos sublíneas --Sant Celoni-Granollers-Gavà y Aeroport-Sant Andreu Comtal--, y en cada una de ellas circulan dos trenes por hora y sentido, lo que supone un descenso de la frecuencia de un 50%.

En esta línea se ha habilitado un servicio complementario de autocares directos a Sant Andreu Arenal desde Granollers Centre, Mollet del Vallès, Sant Fost, Montmeló y La Llagosta.

En la L8, que da servicio entre Martorell y Granollers Centre por Cerdanyola UAB, el servicio funciona con normalidad entre Martorell y Cerdanyola Universitat, pero está detenido entre Cerdanyola Universitat y Granollers Centre, donde se ha habilitado un servicio alternativo por carretera.

La R11 --que cubre el trayecto entre Portbou y Barcelona por Girona-- circularán dos trenes por hora y sentido, un servicio cercano a la habitual.

Robo de cable

La incidencia se deriva del robo de 360 metros de cable del sistema de electrificación producido sobre las 2.15 horas del martes en la bifurcación de Mollet del Vallès.

Como consecuencia, uno de los cables de alta tensión entró en contacto con otros conductores eléctricos de baja tensión de los sistemas de señalización, gestión del tráfico y seguridad, lo que provocó varios incendios y graves afectaciones en el sistema.