Menú Buscar
Algunas de las empresas que asumen la reducción del desperdicio de alimentos

La reducción del desperdicio alimentario como estrategia de sostenibilidad

Empresas como Calidad Pascual, Grupo Siro, Nestlé, PepsiCo o Unilever impulsan iniciativas para aprovechar más los alimentos y, al menos, donarlos a los necesitados

14.08.2018 00:00 h.
9 min

La Comisión Europea estima que, cada año, se desaprovechan en el mundo más de 1.300 millones de toneladas de alimentos, es decir, un tercio de la producción mundial, de los que 89 millones corresponden a la Unión Europea.

Según el Informe del “Consumo Alimentario en 2017” del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación, los hogares españoles tiraron a la basura el año pasado 1.229 millones de kilos de alimentos en condiciones de ser consumidos (23,6 millones de kilos semanales), lo que denota una mayor concienciación de las familias en la lucha contra el desperdicio alimentario, ya que esta cifra supone una reducción del 5,7% respecto a 2016, equivalente a 74,5 millones de kilos menos. Una disminución importante, pero que refleja una gran oportunidad de mejora para empresas, fabricantes, Administración, restaurantes y consumidores.

Séptimos de Europa

Los últimos datos de la Comisión Europea sitúan España es el séptimo país que más comida desperdicia (7,7 millones de toneladas), tras Reino Unido (14,4 millones) Alemania (10,3), Países Bajos (9,4), Francia (9), Polonia (8,9) e Italia (8,8).

Las cifras a nivel europeo presentan una oportunidad para invertir la situación. Se desperdician 179 kilos de alimento por habitante, sin tener en cuenta los de origen agrícola producidos en el proceso de producción ni los descartes de pescado arrojados al mar. Se generan 170 millones de toneladas equivalentes de CO2 al año y entre un 30% y un 50% de los alimentos sanos y comestibles se convierten en residuos a lo largo de todos los eslabones de la cadena agroalimentaria.

La conciencia existe

El desperdicio alimentario se ha convertido en uno de los pilares de la estrategia de Responsabilidad Social de las empresas de alimentación y de distribución. El ministerio impulsa la estrategia “Más alimento, menos desperdicio”. Aecoc, la Asociación de Fabricantes y Distribuidores, cuenta desde 2012 con un comité contra el desperdicio alimentario, formado por 26 personas y presidido por Carmen Cobián, directora de Relaciones Institucionales de Grupo Siro. Fiab, la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas, también trabaja sectorialmente para disminuir el desperdicio alimentario, al igual que el sector de la restauración.

Estas iniciativas demuestran que la conciencia existe y por eso las empresas de alimentación impulsan la reducción del desperdicio alimentario a sus iniciativas en Responsabilidad Social, y las vinculan con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como el ODS 2 de Hambre Cero, el ODS 12 de Producción y Consumo Responsable y el ODS 13 de Acción por el Clima. Además, se promueven iniciativas de valorización de los productos para su eliminación en las plantas de producción.

Un decálogo

Calidad Pascual trabaja en la reducción de los desperdicios a lo largo de toda su cadena de valor, no sólo en su fase de producción. Así, han clasificado las acciones destinadas a la reducción del desperdicio alimentario en las siguientes etapas: aprovisionamiento, producción, distribución, comercialización y demanda. Además, ha puesto en marcha el Movimiento RAP (Reduce, Ahorra y Protege), acción promovida para sensibilizar a los consumidores sobre la necesidad de disminuir la cantidad de alimentos que diariamente se tiran a la basura, así como de informar de los principales beneficios que implica la reducción del desperdicio.

Coincidiendo con el Día Internacional Contra el Desperdicio Alimentario, que en 2017 se celebró el 26 de noviembre, Unilever publicó un decálogo para ayudar a reducir lo, que se enmarca dentro del “Plan Unilever para una Vida Sostenible”. Así, recomienda planificar la compra, reaprovechar, comprobar las caducidades de los productos antes de utilizarlos, organizar la nevera y despensa con los alimentos que caducan antes, congelar, racionar, reciclar, utiliza la tecnología para hacer un seguimiento de los productos comprados, promover el consumo responsable y llevarte la comida que sobre si se va a comer a un restaurante.

Donación y comida para animales

Desde 2010, Grupo Siro, a través de Tuero, valoriza el desperdicio que genera en la fabricación de sus productos. El grupo contribuye en la lucha contra el desperdicio alimentario a través de dos vías, mediante la donación de producto apto para consumo humano y la valorización de subproducto no apto para consumo humano y destinado a alimentación animal. A inicios de 2018, Siro ha conseguido también su objetivo de vertido cero en todas las fábricas del Grupo, lo que significa que todos los residuos generados por su actividad productiva son revalorizados y reciclados. En total, se han logrado más de tres millones de euros de ahorro en las 12 fábricas que tienen en Castilla y León, Comunidad Valenciana y Andalucía, gracias a revalorizar sus subproductos de alimentación, reciclar los envases, embalajes y aceites, y el compostaje de los lodos de depuradoras.

Nestlé está trabajando desde 2015 para ser cero desperdicio alimentario en 2020. La iniciativa forma parte de su compromiso con la creación de valor compartido de la marca para mejorar la eficiencia de los recursos. De este modo, aborda la pérdida y desperdicio de alimentos a través de medidas como el abastecimiento responsable y el desperdicio cero de alimentos en todas sus plantas de producción para el año 2020, en una iniciativa conjunta con Save Food, que colabora con la FAO y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

"La alimentación no tiene desperdicio"

En 2016, PepsiCo lanzó su Agenda de Sostenibilidad 2025 diseñada para satisfacer las necesidades de los consumidores y la sociedad. Ente otros compromisos, destacan el de reducir el desperdicio de alimentos que genera en sus operaciones directas en un 50% para 2025 y lograr reducir a cero los residuos a vertederos en sus operaciones directas para el mismo año. En la planta de snacks que la compañía tiene en Burgos, están trabajando para llegar al 0% de residuos enviados a vertedero y, en algunos casos, valorizan el 99% de los residuos que se generan en las plantas.

En 2012, Aecoc constituyó el comité contra el desperdicio alimentario para frenar la pérdida de alimentos en buen estado que se puedan comer. Su principal iniciativa es “La Alimentación no tiene desperdicio”, que ha conseguido involucrar a más de 400 empresas de la cadena agroalimentaria: agricultores, industria, gran distribución y hostelería. Además, cuenta con el apoyo del ministerio.

Sensibilizar y concienciar

Esta iniciativa tiene tres objetivos principales. Establecer prácticas de prevención y eficiencia a lo largo de toda la cadena alimentaria que maximicen el aprovechamiento de los recursos. Maximizar el aprovechamiento del excedente producido a lo largo de las diferentes fases de la cadena de valor (redistribución, reutilización y reciclado). Y sensibilizar y concienciar a la sociedad sobre este problema y la necesidad de reducir el desperdicio alimentario.

Entre 2013 y 2016, estas 400 empresas ya han disminuido del 2,42% al 1,71% el desperdicio sobre el total producido. Además, han aumentado en un 13% el producto recuperado o donado a instituciones benéficas.

Las frutas 'imperfectas' son iguales que el resto

En la pasada Feria Alimentaria 2018, celebrada en abril en Barcelona, Aecoc junto a distintas patronales sectoriales, como Aces, Anged, Asedas, CEC, FEHR, Fiab y Marcas de Restauración, han presentado un decálogo contra el desperdicio alimentario, en el que la información y sensibilización para el consumidor tienen un papel clave, así como iniciativas para niños, recetas de aprovechamiento, que las frutas y verduras imperfectas son iguales que el resto y una guía de buenas prácticas contra el desperdicio alimentario en los procesos productivos.