Menú Buscar
Un grupo de chicos navegando por las redes sociales

¿Cuánto vale tu perfil de redes sociales?

Crece el número de empresas que venden seguidores para aumentar el caché de los 'influencers', así como las que miden el impacto real entre la clientela potencial de los anunciantes

19.12.2018 00:00 h.
7 min

Cada vez son más las marcas que recurren a influencers para que protagonicen sus campañas publicitarias. A la hora de elegir al personaje público ideal, hay varios parámetros que se consideran pero el número de seguidores que tiene en sus cuentas de las redes sociales suele ser el criterio más habitual para escoger a uno u otro.

Las personas que obtienen ingresos a través de las redes sociales saben lo importante que es mantener, además de aumentar, el número de personas que están pendientes de los contenidos que crean. Una alternativa para hacer crecer esta cifra es recurrir a empresas que ponen a la venta seguidores, no siempre reales, que les ayudan a impulsar su notoriedad entre el público. Si lo consiguen, los tuiteros o instagramers se convierten en un caramelo para todo tipo de empresas, ya sean marcas nacionales o internacionales.

¿Cómo empezar el negocio?

Lo más importante es arrancar. Pasar de ser una persona anónima a una influyente no es sencillo. Supone esfuerzo o dinero. Y en la mayoría de los casos, ambas cosas. En internet hay una gran variedad de empresas que se dedican a vender seguidores para distintas redes sociales como Instagram, Facebook o Twitter. En cada uno de estos casos, el precio es distinto. Además, también depende de qué se compre. No cuesta lo mismo añadir una cuenta que sumar un like en la foto.

dulce

Aida Domènech, la 'influencer' conocida como Dulceida / EFE

En todo caso, se trata de una inversión. Pagar por seguidores a corto plazo supone que, en el futuro, cada vez más marcas contacten la persona que ha realizado la compra. Los proyectos van desde un simple regalo a cambio de una mención, hasta aparecer en televisión, algo que ya han hecho profesionales de las redes sociales como Dulceida e Isabel Sanz. Además, empresas de cosmética o moda, entre otras, pagan cantidades realmente atractivas por ello, pues suelen lograr retornos interesantes mediante un incremento de sus ventas.

Las cifras del mercado

Hay un número creciente de empresas online que se dedican a la venta de packs de followers a precios que suelen variar poco entre sí, si se comparan las mismas condiciones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cada red social tiene un precio diferente. Un seguidor en Instagram, por ejemplo, no cuesta lo mismo que uno en Youtube. Y los costes oscilan entre un céntimo hasta 2.600 euros. Un verdadero negocio para todas las partes implicadas.

movil

Dos jóvenes consultan un teléfono móvil / EFE

Compraseguidores.com, thefollowershop.com o compra-seguidores.com son algunos de estos sitios web. En sus páginas aparecen las tarifas clasificadas por la red social y el producto que queremos contratar. Desde un me gusta en una foto en Facebook hasta visualizaciones de vídeos en Youtube. Estas compañías permiten, por ejemplo, sumar desde 500 hasta 20.000 seguidores en Instagram por 5 euros y 100 euros, respectivamente. Conseguir más reproducciones en un contenido de vídeo supone un gasto, o una inversión, de entre 4 y 2.600 euros. Los likes es lo más barato: cuestan un céntimo por cada uno.

Tendencia al alza

Según los datos de la agencia Human to human (H2H), en 2018 se han invertido más de 35 millones de euros en campañas publicitarias con influencers. Esta cifra supone un aumento del 400% con respecto al año anterior. De cara a 2019, se espera que esta tendencia continúe al alza. Para el próximo ejercicio se calcula que el volumen de negocio supere los 100 millones en España.

Sin embargo, la cifra que representa frente a la inversión total en marketing digital no es tan significativa. "La publicidad con influencers apenas ha calcanzado el 2% en 2018”, afirma Luis Díaz, consejero delegado de H2H.

La cara B del negocio

Como en todo negocio, también existe la estafa. No es fácil medir cuáles de estos perfiles son reales para las marcas, que ya conocen la existencia de perfiles falsos gestionados por robots en redes sociales. De hecho, según los datos de H2H, uno de cada cuatro usuarios que tienen estos famosos en las redes no son de interés comercial para las empresas que buscan rostros conocidos para conectar con el público.

La aplicación Instagram, una de las que cuentan con más seguidores, en un teléfono móvil / EFE

La aplicación Instagram, una de las que cuentan con más seguidores, en un teléfono móvil / EFE

En cuanto al contenido, una media del 20% de los likes que reciben son comprados. “Llama la atención que anunciantes muy potentes no tomen la precaución de analizar la calidad de la audiencia de los influencers con los que trabajan”, asegura Díaz. De 35 millones que se invirtieron en 2018, 12 se han desperdiciado debido al fraude.

Herramientas contra perfiles falsos

Así las cosas, no solo crecen las empresas que venden seguidores, sino que también aumentan aquellas que detectan perfiles falsos en las redes sociales. Se trata de servicios realmente útiles para las compañías usuarias, ya que a través de ellos pueden detectar quién es la persona más atractiva, de forma honrada, por su contenido. De esta manera, el número de seguidores y los likes, dos variables fácilmente manipulables, dejan de ser el motivo de decisión.

No obstante, e independientemente del margen del negocio que se esconde detrás, el marketing con influencers es uno de los medios publicitarios más rentables y efectivos que existen en la actualidad. Además, es realmente útil para llegar a un público joven y activo en redes sociales, aunque no a cualquier precio.