Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Golpe a una red de tráfico de personas en Cataluña / MOSSOS - GC

Indentifican a 1.000 víctimas de una red de tráfico de personas que actuaba desde Cataluña

La operación contra esta organización criminal internacional ha detenido a 11 personas en España y una en Holanda

4 min

Una operación policial contra el tráfico de personas ha identificado a más de 1.000 víctimas de una organización criminal que actuaba desde diferentes zonas de Cataluña. Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Civil han detenido a 11 personas en relación con esta red internacional de trata de seres humanos, a la que se suma una más arrestada en Holanda. 

Entre las víctimas localizadas por los cuerpos policiales había menores de edad y mujeres embarazadas, y la mayor parte de ellas procedían de países africanos. Eran captadas en sus lugares de origen "para trabajar de manera irregular y en precario", señalan los Mossos. Todo ello, bajo pago. 

Hasta 750 euros por traslado

La banda criminal trasladaban a los migrantes a España para, desde aquí, dar el salto a Francia, Bélgica y Alemania. Para ello exigían entre 500 y 750 euros que, en ocasiones y debido a "la extrema vulnerabilidad" de las víctimas, no podían ser pagados. "Habían llegado a abandonar a un menor durante un viaje" por "no poder pagar toda la cantidad exigida", indica la policía catalana. 

 

 

Golpe policial al tráfico de personas / GUARDIA CIVIL

Se estima que los beneficios de la organización podrían superar los 500.000 desde que se iniciara la investigación, que también ha incluido registros en Burgos, Lleida, Barcelona, Portugal y Alemania. En ellos se han intervenido documentación y dos kilos de marihuana.

Asentados en Cataluña

A pesar de que esta organización criminal tenía presencia en varias comunidades autónomas españolas, los Mossos han destacado que "la mayor parte" de sus miembros residían en la provincia de Lleida, "donde disponían de un piso-patera a cargo del cabecilla de la organización en la localidad de Roselló". Además, disponían de un segundo inmueble que empleaban de la misma forma en la localidad de Mataró (Barcelona) donde residían los restantes miembros de la organización.

Cada uno de los miembros tenía una función diferenciada y obedecían "una jerarquía clara". El líder a nivel internacional, apodado "el jefe", es un individuo de origen centroafricano con residencia en Portugal y en Alemania y con antecedentes en otros países europeos por favorecer la inmigración irregular. Al parecer, presumía de llevar 25 años dedicándose a la esta actividad ilegal.

Traslado con furgonetas

Para el traslado de los inmigrantes, los presuntos autores de estos hechos empleaban vehículos a nombre de otras personas y furgonetas alquiladas. Las víctimas eran apiñadas en el interior, donde viajaban entre bidones de combustible para maximizar los beneficios por trayecto. 

Y aún hay más: para aumentar los beneficios, el líder montó una estructura societaria e inmobiliaria, que les permitió captar también a inmigrantes asiáticos. El destino de estas personas era, normalmente, Portugal y su entrada a la unión europea se realizaba en Alemania. En total, se han contabilizado unos 90 viajes presuntamente organizados por los sospechosos.