Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Efectivos de la Guardia Urbana de Barcelona durante un dispositivo contra los botellones / EP

Denuncian "recortes encubiertos" en la Guardia Urbana de Barcelona

CSIF alerta de la retirada de espráis de defensa y de la caída de horas extra; el ayuntamiento lo niega y ve "reposición de material" y "control habitual"

3 min

Un sindicato policial ha alertado de "recortes encubiertos" en la Guardia Urbana de Barcelona (GUB). CSIF ha alertado de la retirada de los espráis de defensa y de la caída de horas extra, lo que impide "cubrir como se debe todos los turnos" en pleno auge de los botellones. El ayuntamiento ha respondido que solo hay "reposición de material" y el "control habitual" de los turnos largos. 

En conversación con este medio, el portavoz de Administración Pública de CSIF, Eugenio Zambrano, ha asegurado que se están produciendo "recortes encubiertos" en el cuerpo policial. ¿Cuáles? "Están retirando espráis de defensa a los agentes porque dicen que están caducados. Ello añade desprotección a los policías, pues este elemento puede evitar tener que usar la defensa o incluso el arma de fuego", ha señalado Zambrano. 

¿Se cubren los turnos?

En el mismo sentido, el portavoz sindical ha advertido de "un control desmesurado de las horas extra" que hacen los agentes. Este hecho impediría, según el representante sindical, "cubrir con garantías los turnos de noche y el fin de semana" cuando se están multiplicando las fiestas nocturnas. Recuerdan desde CSIF que "no pueden ir dos agentes a un botellón nocturno con 100 personas. Tiene que ir un número grande para poder ejercer la disuasión y garantizar la seguridad de todos". 

Desde el Ayuntamiento de Barcelona rechazan esta versión. Una portavoz municipal ha recordado que "en materia de horas extra hay control porque tiene que existir este control". Según la misma fuente oficial, "todas las peticiones se están atendiendo" y "no hay problema de gasto" en seguridad pública en Barcelona. 

Choque por el nuevo plan director

En el terreno de la dotación de material, el gobierno local hace hincapié en que "la retirada de los espráis es normal porque este material caduca y hay que hacer la reposición". Ello no gusta a CSIF, que recuerda que los agentes "ya no tienen táseres a diferencia de los Mossos d'Esquadra y de policías locales de otros municipios catalanes". 

La diferencia de criterios entre parte social de Guardia Urbana de Barcelona y gobierno municipal ha sido una constante desde que Ada Colau alcanzó la alcaldía en 2015. A ello se le une ahora la redacción y presentación del nuevo plan director del cuerpo, que el ayuntamiento prometió elaborar y ha presentado, pero que CSIF denuncia que se ha redactado "sin consultar con los representantes sindicales".