Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Recreación del parque eólico Tramuntana / SENER

El rechazo local pone en peligro el mayor proyecto eólico de Cataluña

La oposición de empresarios y ayuntamientos podría echar a perder un parque eólico marino con una capacidad total de 1.000 Mw

8 min

Cataluña no cuenta todavía con ningún parque eólico marino. Aunque en 2012 estuvo a punto de inaugurar una instalación puntera en la comunidad y en el conjunto de España. Sin embargo, el rechazo de una plataforma ciudadana de L'Ametlla de Mar (Tarragona) dio al traste con el proyecto Zèfir.

Nueve años más tarde, la historia se repite. Solo que a 300 kilómetros de distancia. El Parc Tramuntana, un plan de Sener BlueFloat Energy para levantar una gran estación eólica flotante en el golfo de Roses, se ha topado con el escepticismo de los consistorios de la zona. Ello pese a la voluntad de las privadas de perfilar con el territorio los detalles técnicos de la operación, que se encuentra en fase preliminar y empezaría a funcionar en 2026.

Frente antieólico

Por el momento cunde la desconfianza. A la actitud renuente de seis ayuntamientos del Ampurdán --Roses, L'Escala, Torroella de Montgrí-l'Estartit, Cadaqués, Castelló d'Empúries y Sant Pere Pescador-- se ha sumado también un colectivo integrado por una veintena de asociaciones turísticas, empresariales y náuticas, además de biólogos y un partido político (Junts Roses). La plataforma, llamada Stop al macroprojecte eòlic marí, denuncia la opacidad de ambas compañías y reclaman una contrapropuesta "sostenible y autosuficiente"

Fuentes consultadas aseguran que en breve emprenderán una campaña de información para alertar sobre las consecuencias de un proyecto "faraónico". Pese a reconocer la importancia de la implementación de alternativas renovables, afirman que este paso "no puede darse a cualquier precio".

Rechazo municipal

¿Cuáles son los elementos de discusión? Este medio ha hablado con varios alcaldes de las poblaciones afectadas, que en febrero firmaron un comunicado conjunto en que pedían una auditoría del proyecto. Los consistorios reclamaron el "cese de la tramitación" hasta que las Administraciones calibrasen el impacto ecológico, paisajístico y económico de la propuesta. A preguntas de Crónica Global, la Consejería de Territorio se ha limitado a decir que "se trata de un tema que todavía se está estudiando". "La eólica marina es una buena oportunidad, efectivamente, si se implanta de forma adecuada", expresan fuentes del Departamento.

Montse Mindan, alcaldesa de Roses (Junts), se muestra tajante: "Si por mí fuera y en las condiciones actuales, diría no". Matiza que los ayuntamientos "no tienen una oposición frontal", pero piden la suspensión del procedimiento hasta que se despejen algunas incógnitas. Una de las más acuciantes --sumada a las dimensiones de la instalación (84 molinos), el efecto sobre el atractivo turístico del enclave y al "gran negocio" detrás de los aerogeneradores-- es su ubicación cercana a una zona de pesca de la cofradía local.

Aves en el Parc Natural del Cap de Creus / EP

 

 

Aves en el Parc Natural del Cap de Creus / EP

Afectación pesquera

Desde la parte empresarial, responden que el Parc Tramuntana "se ubicaría prácticamente en su totalidad en una zona de veda permanente [fuentes municipales reducen el periodo de veda a cinco años] definida por los propios pescadores de la zona, para tener la menor afectación posible sobre la actividad pesquera".

Así lo expresa Carlos Martín, directivo del proyecto, que añade que ambas compañías se encuentran en "conversaciones permanentes con la cofradía de pescadores de Roses para escuchar sus inquietudes y consensuar la localización exacta del parque".

Impacto ambiental

Joan Fontacada, secretario de la asociación pesquera, arguye que la operación "nos afectaría mucho al quitarnos mucha mar. Los 19 barcos de arrastre y las 100 personas que faenan en la zona aguardan a los resultados de los trabajos de cartografía bionómina emprendidos por los promotores. Además, demandan las latitudes y longitudes exactas de la estación antes de tomar una resolución definitiva sobre la iniciativa.

Pero al efecto sobre la pesca se suman dudas sobre el impacto paisajístico y ecológico de la instalación, próxima a tres espacios naturales protegidosJordi Colomí (Torroella de Montgrí-l'Estartit, UPM) exige que se tenga en cuenta los efectos sobre el recorrido de la fauna, así como el daño potencial al paisaje costero. "No quiero que nos cambien el horizonte, que tiene un valor paisajístico importantísimo", remarca. De forma similar opina el primer edil de L'Escala, Víctor Puga (PSC), que reclama una planificación e intervención adecuada de las autoridades para encauzar estos problemas detectados por los entes locales.

Toma de tierra de los aerogeneradores / SENER

 

 

Toma de tierra de los aerogeneradores / SENER

¿Riesgo para el paraje?

Una vez más, los impulsores arrojan luz sobre los puntos debatidos en el territorio. "Parc Tramuntana está diseñado para no afectar al ecosistema marino y es respetuoso con las zonas definidas por los tres parques naturales de la zona​, con los que nos hemos reunido: el Cap de Creus, els Aiguamolls de l’Empordà, y el Montgrí, Illes Medes i Baix Ter".

Las mercantiles aducen que los aerogeneradores no se encuentran ni en una ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves), ni en un LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) ni sobre el corredor de cetáceos del Mediterráneo. La tecnología, aclaran, es de tipo flotante y se ubicará a 24 kilómetros de la costa.

Cifras astronómicas

Sus defensores ponen en valor los beneficios de la eólica marina, menos invasiva tanto en el espacio como en sus efectos visuales. "A nivel energético, un parque eólico marino permite un salto cuantitativo en la consecución de los objetivos de generación renovable y de lucha contra el cambio climático", argumenta Martín.

Sener y BlueFloat Energy se atreven a poner cifras. En una primera fase, 500 MW de potencia instalada con una generación eléctrica de 2.000 GWh. En una segunda fase, el doble: 1.000 MW de potencia con una producción de 4.000 GWh, equivalente al 90% del consumo de la provincia de Girona. Por el momento, la magnitud del proyecto, antes que decantar a los paisanos, los ha alejado aún más de la operación. En los próximos meses, ambas partes mantendrán nuevos encuentros para acercar posturas. Mientras tanto, Cataluña seguirá a la cola en renovables.