Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Trasplante de riñón cruzado incompatible pediátrico del Hospital Sant Joan de Déu y Clínic / EP

Realizan el primer trasplante cruzado de riñón pediátrico entre grupos sanguíneos incompatibles

El proceso ha tenido que superar barreras como el tamaño del órgano donante y la necesidad de suprimir el sistema inmune de la menor

4 min

Los hospitales Sant Joan de Déu y el Clínic han realizado el primer trasplante cruzado en España de riñón pediátrico entre personas de grupo sanguíneo incompatible. En rueda de prensa, los responsables médicos han explicado que se ha podido implantar un riñón de adulto llegado de Sevilla a Candela, una niña de 8 años de Esplugues de Llobregat con problemas renales desde que tenía 20 meses.

La directora de la Organización Nacional de Trasplantes, Beatriz Domínguez Gil, ha explicado que se han producido en España siete trasplantes cruzados con esta incompatibilidad sanguínea. El de Candela es el primero pediátrico, de ahí su excepcionalidad. La niña perdía proteínas por la orina y se le diagnosticó enfermedad renal crónica. Por otra parte, se le hizo una primera intervención cuando tenía cuatro años, pero a las 24 horas se le produjo trombosis en el nuevo órgano, por lo que tuvo que estar cuatro años más haciendo diálisis.

Incompatibilidades sanguíneas

Los equipos médicos encontraron la solución para Candela en el programa de trasplante cruzado, por lo que el padre de la niña dio también su riñón para el receptor de Sevilla. En este sentido, el trasplante cruzado funciona con combinaciones de dos o más parejas de donante-receptor incompatibles entre sí, que generan una cadena de trasplantes mutuos.

La complejidad del caso residió, han explicado los médicos, en la incompatibilidad de grupo sanguíneo con el donante, el volumen del órgano recibido, que debía caber en el cuerpo de una niña y el proceso de supresión del sistema inmunitario de la paciente, requerido para evitar que se rechace el órgano recibido. Por otra parte, los responsables médicos de ambos hospitales también han destacado la importancia de la coordinación entre centros, que se produce en trasplantes pediátricos desde que el Clínic dejó de tratar a pacientes de este perfil, pero presta ayuda al Sant Joan de Déu en estas disciplinas.

Medicada de por vida

El jefe del servicio de Urología del Clínic, Antonio Alcaraz, ha señalado que intentaron aprovechar las cicatrices de la primera operación de Candela para no generarle nuevas marcas. En esta línea, ha explicado que el tamaño del nuevo riñón y los problemas de coagulación de la menor tuvieron al equipo médico "en jaque" durante varios días.

La nefróloga de Sant Joan de Déu, Yolanda Calzada, ha subrayado la complejidad de eliminar los anticuerpos del organismo de la niña de forma previa al trasplante y ha aclarado que la paciente deberá tomar medicamentos toda su vida: "El riesgo va a estar siempre, pero esperamos que la necesidad de inmunosupresión vaya disminuyendo con los años".