Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Raúl Olivares, propietario de la clínica de reproducción asistida BarcelonaIVF / LENA PRIETO (CG)

Raúl Olivares: “La maternidad y paternidad va mucho más allá de dar 23 cromosomas”

La reproducción asistida es una especialidad con una demanda cada vez mayor y con técnicas que incluso los facultativos cuestionan, como el rejuvenecimiento ovárico

26 min

El 5,4% de las mujeres de entre 18 y 55 años se han sometido alguna vez a un tratamiento de reproducción asistida en nuestro país, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Este porcentaje llega al 8,8% en la franja de edad que va de los 40 y los 44 años, hecho que propicia que casi el 10% de los bebés nacidos en un territorio con una tasa de natalidad baja --1,19 hijos por mujer-- sean de embarazos surgidos por este tipo de técnicas.

Raúl Olivares es uno de los cinco fundadores de Barcelona IVF, una clínica de reproducción asistida que él define como un “proyecto filosófico”. Nació cuando los facultativos decidieron fundar un centro propio porque la clínica en la que estaban “tomaba los derroteros de ser una fábrica” y no se daba la atención personal que se requiere en un proceso complejo y que, aún actualmente, tiene más probabilidades de que acabe sin una gestación que con éxito.

--Pregunta: ¿En qué momento está ahora la reproducción asistida en España?

--Respuesta: Los grupos inversores han cambiado mucho la filosofía del sector. Meten mucho dinero con la idea de rentabilizar los negocios muy rápido. Y esto, por una parte, acelera la investigación pero, por otra, nos convierte en lo que llamo víctimas de las modas.

Raúl Olivares comenta su visión para Crónica Global / LENA PRIETO (CG)
Raúl Olivares comenta su visión para Crónica Global / LENA PRIETO (CG)

-- ¿Qué quiere decir?

-- Por suerte o por desgracia, tenemos acceso a internet. Y la reproducción asistida es un mundo en el que la gente está tan desesperada y deseosa de conseguir un embarazo que cualquier comentario en la red de una cosa que puede ser que vaya bien, pero no cuenta con una base científica, tiene una repercusión alta.

-- ¿Hablamos de pseudociencia?

-- Yo diría más que de falta de evidencia. Se venden una serie de tratamientos como pro o de última tecnología que no están testados.

-- ¿Como el uso de la copa menstrual después del coito para favorecer el embarazo?

-- Eso es a nivel básico y yo lo podría entender, como otras cosas. Porque, al final, el impacto económico no es alto. Pero es que se venden tratamientos que no tienen evidencias de que funcionen que te cuestan 3.000 o 4.000 euros, y solo esta parte del proceso de reproducción, a parte de los posibles efectos secundarios que conllevan. Los pacientes vienen bombardeados con una cantidad de información sin ninguna base científica…

Raúl Olivares comparte su opinión para Crónica Global / LENA PRIETO (CG)
Raúl Olivares comparte su opinión para Crónica Global / LENA PRIETO (CG)

-- ¿Nos puede poner algún ejemplo?

-- Ahora me hablan mucho del rejuvecenimiento ovárico. Está en la literatura y es posible que pueda existir algún caso puntual de éxito, pero no cuenta con una base científica real para que una paciente se meta en una serie de tratamientos que son carísimos, de resultado incierto y que, al final, si no funcionan generan una decepción aún más grande.

-- ¿Nos aprovechamos de un momento muy vulnerable para conseguir un rédito económico?

-- En ocasiones, uno tiene la sensación de que sí. A mí lo que me gusta es practicar la medicina de antes, la de visitar, diagnosticar y tratar. En cada vez más sitios ves que tras la visita, ponen unos tratamientos que no son necesarios para cubrir hipotéticas situaciones que a lo mejor el paciente no tiene. Algunos están asumidos como estándares dentro de reproducción asistida que la ciencia no los avala.

-- ¿Nos falta honestidad?

-- O aplicamos una medicina muy defensiva porque no tenemos el tiempo suficiente para sentarnos y hablar con las pacientes. Es un tipo de medicina muy orientada hacia el resultado. Y los resultados van a ser “malos” porque, antropológicamente, los humanos nos reproducimos mal.

-- ¿Qué quiere decir con que nos reproducimos mal?

-- Todas las especies que viven muchos años, o se reproducen mal o hay un punto en que hay que cortar su vida. Por ejemplo, los tiburones que han descubierto ahora en el Oceano Ártico que viven 4.000 años tienen un ciclo reproductivo de casi 200. Las tortugas ponen 100 o 120 huevos, pero ¿cuántas llegan a adultas? Dos o tres. Si las especies que viven muchos años se reprodujeran como conejos, el mundo estaría totalmente cubierto y la naturaleza equilibrada. En el peor país del mundo, los humanos vivimos unos 40 o 45 años. Esto es un periodo largo. Por lo tanto, nosotros tenemos un filtro prenatal. Se calcula que solo el 20% de los embriones que se crean en laboratorios o de forma natural se convierten en niños. Es un fracaso prenatal muy alto.

-- Uno de cada cuatro embarazos acabará en pérdida, se indica.

-- Yo puntualizaría en que uno de cada cuatro embriones dará lugar a un embarazo evolutivo porque la naturaleza sabe que, cuando un humano nace, vive mucho tiempo. Somos 7.000 millones en el mundo porque curamos, no porque nos reproduzcamos bien. A todo eso, añadimos factores como el retraso de la maternidad que, si ya partimos con un producto malo, si se quiere un embarazo a los 38 o 39 años la cosa se complica mucho. Se barajan cifras que están por encima de la realidad, pero los resultados no son buenos.

-- ¿Qué cifras son las reales?

-- Partamos de un tratamiento bueno con una donación de óvulos, que tienen calidad. De las mujeres que lo empiezan, alrededor de un 40 o 45% van a tener un hijo. No llega ni a tirar una moneda al aire. Nosotros suplimos estas deficiencias no con mejores óvulos, sino estimulando a las pacientes. Con diez óvulos en lugar de uno. Pero nos reproducimos mal, esto es una evidencia y es algo con lo que hay que trabajar. Hay que explicárselo a los pacientes. Siempre he pensado que, cuanto más tiempo inviertas al principio, menos necesitarás después si las cosas no van bien. Al final, tú has sido honesto y les has detallado la realidad, cuáles son las perspectivas reales, y afrontan el proceso de otra forma.

Raúl Olivares explica la situación de la maternidad hoy en día / LENA PRIETO (CG)
Raúl Olivares explica la situación de la maternidad hoy en día / LENA PRIETO (CG)

-- ¿Los avances científicos no propician que este porcentaje mejore?

-- Sí, claro. Hace 17 años casi nos poníamos a gritar y a aplaudir cada vez que conseguíamos un embarazo. Eso ha mejorado y, sobre todo, conseguimos los mismos resultados asumiendo menos riesgos.

-- La mujer está sometida a un proceso que será duro mental y físicamente, ¿no?

-- A mi me gusta enfocarlo como pareja, aunque los números de mujeres solas que se someten a estos tratamientos son cada vez más altos. La mujer tiene un rol especialmente importante, ya que va a pasar por más procesos físicos. Los hormonales, la recuperación de óvulos y la transferencia. Es cierto, es muy exigente. Pero yo diría que lo más exigente es lo emocional y eso se asume en pareja.

-- La parte mental que nos olvidamos muy a menudo.

-- Es importantísima. Son parejas que cuando llegan a la reproducción asistida están en un punto de frustración, de desesperación y de culpabilidad.

-- ¿Culpabilidad?

-- Sí. La gente se siente muy culpable porque el rol de la capacidad de reproducirse es algo que está asumido. Siempre digo que no es culpa de nadie. Hay una serie de cosas que hay que solucionar. Nadie se puede sentir culpable de haber llegado a los 38 o 39 años sin haber tenido un hijo porque, al final, cada uno tiene su momento. Siempre digo que para tener un hijo nunca hay una condición ideal, pero se debe ser consecuente. Y en este sentido a veces nos falta un poco de educación de que la fertilidad de la mujer está muy limitada.

-- ¿Enseñar el qué?

-- Nos hemos pasado los últimos 30 años hablando de anticoncepción para la liberación de la mujer, pero nadie se ha preocupado de decir que esta anticoncepción y posponer la maternidad tiene consecuencias. La que el día en el que quieras tener hijos, a lo mejor no vas a poder porque llegamos tarde. En 100 años la sociedad ha cambiado muchísimo y el cuerpo no tiene la capacidad de adaptación para corregir algo que ha llevado miles de años en este periodo. El de diseñar una reproducción en el que el momento óptimo está al entorno de los 25 años. Ahora decidimos ser madre a los 40 porque vivimos hasta los 80 y tenemos calidad de vida.

-- La conciliación no apunta a facilitar una maternidad o paternidad a los 25 años.

-- Incluso muchos de nosotros que estamos en este mundo si una hija nuestra a los 21 años nos dice que quiere ser madre, que teóricamente es el periodo fértil, le vamos a preguntar si está segura o convencida. Ya no es tanto una presión social, sino algo que se impone desde dentro. Esto, junto a otros aspectos como que la calidad de vida ha mejorado.

-- ¿Qué aspectos?

--La menopausia es un problema moderno. Hace 100 años la expectativa de vida de una mujer era 53 o 54 años, con lo cuál se pasaba dos o tres años menopáusica como mucho. Ahora, con una expectativa de vida de 83 años, se pasa el 30% de su vida menopáusica. Esto genera toda una serie de problemas y cambios a largo plazo que no existían con anterioridad. El cuerpo tiene unos mecanismos de adaptación limitados que no pueden seguir esta rapidez que la tecnología, la sociedad y que todos nosotros imponemos. Solo hay que ser consecuente y decir, puedo retrasar mi maternidad y hay que buscar los mecanismos para aceptar la situación que tendré en ese momento. Ahora, por ejemplo, está de moda la vitrificación de óvulos.

-- A determinadas edades se ofrece de forma habitual. El problema es que a veces parece que también se plantea casi como una operación mercantil.

-- La vitrificación de óvulos es también una cuestión delicada. No todo el mundo se la tiene que hacer ni a cualquier edad. Es un tratamiento que tiene sentido cuando la mujer está sobre los 30 o 35 años, no antes. A los 24 o 25 años hay mucho tiempo por delante y está bastante claro que la gente que congela antes de los 30, un porcentaje muy bajo utiliza esos óvulos.

-- ¿Qué pasa con los que no se usan?

-- La mujer es la que decide en base a las opciones que existen. Los puedes conservar hasta los 50 años con una cuota anual; los puedes donar para que los usen otras mujeres o los puedes destruir. Al final, no es tanto qué hacer con los óvulos, sino si es necesario someter a una chica a un tratamiento que probablemente no va a aportar nada porque no lo va a necesitar

-- Ahí quizá está el debate, el de qué criterios se aplican. 

-- Ahí cada uno debe entrar con su ética. La reproducción asistida es una medicina un poco diferente. Si sufres un cáncer y vas al oncólogo y no haces lo que te dice, te puedes imaginar cómo vas a acabar en la inmensa mayoría de los casos. Aquí no. Tú puedes parar el tratamiento en cualquier momento porque puedes continuar tu vida sin hijos o adoptar. Existen unas vías en las que no es necesario pasar por la reproducción asistida y, dentro de ella, hay más fáciles y más difíciles. El rol del médico debería ser el de poner todas tus cartas sobre la mesa, pero tú eliges el camino que quieres seguir.

-- ¿Pasa realmente así?

-- Claro. Yo no puedo obligar a nadie a requerir una donación de óvulos. A veces hacemos fecundaciones in vitro con gente que tiene unas posibilidades de éxito que son casi las mismas de que te toque la primitiva, pero esa persona necesita pasar por eso para cerrar una fase y aceptar otra. Quieren intentar tratamientos con sus propios óvulos a sabiendas de que las posibilidades son del 2% porque no pueden aceptar una donación sin haberlo intentado ellas. Asumir que por tener 44 años ya eres estéril es muy duro y cada una necesita su proceso. Insisto, es una especialidad en la que se debe hablar mucho, hay que explicar muchas cosas, hay que hacer consciente a los pacientes de las dificultades intrínsecas del material con el que trabajamos --los óvulos y los espermatozoides están lejos de ser perfectos--, y, a partir de allí, plantear escenarios reales. Y que la pareja y la mujer decida qué quiere hacer en función de la información que tú honestamente le has proporcionado.

-- Implica empoderar el paciente.

-- Es que creo que debe ser así.

-- No digo lo contrario, pero históricamente la medicina no ha tratado de este modo a la mujer.

-- Ha sido muy paternalista. Pero incluso en oncología tú puedes renunciar a un tratamiento de quimioterapia, nadie te puede obligar a ello aunque las consecuencias sean muy diferentes. El problema es mantener un equilibrio entre este empoderamiento del paciente y los tratamientos. No puede decirte qué protocolo quiere utilizar, qué fármacos quiere que le recetes, etc. Tú diseñas el tratamiento, pero la decisión de qué tratamiento en si depende de la pareja.

-- ¿Lo ideal sería un tratamiento a medida en cada uno de los casos?

-- Debería ser así. La medicina no puede funcionar con patrones generales. Nosotros intentamos individualizar al máximo en base al cuadro clínico de la pareja y lo que está disponible en base a estudios y a tecnología contrastada. No podemos trabajar, como te decía antes, con protocolos estándar que meten de entrada unas bombas solo para cubrirse. Porque, además, si ya has hecho los tratamientos y no funcionan te va a resultar mucho más difícil explicar a los pacientes el porqué. Se necesita tiempo y esta es la estructura que intentamos mantener. Esas visitas en las que te sientas, hablas, explicas y te ayudas de información para que las pacientes sean conscientes de la variabilidad biológica, de las facilidades reproductivas, etc.

-- Además, no te puedes ir sometiendo a tratamientos de reproducción de forma cíclica, ¿no?

-- No es lo ideal, además de otros condicionantes muy importantes. El aspecto económico es el principal, ya que hablamos de tratamientos de 6.000, 7.000 o 8.000 euros. Si tienes una paciente que no está mal y que con sus óvulos puede conseguir un 25 y 30% de posibilidades de embarazo…

Raúl Olivares durante la entrevista con Crónica Global / LENA PRIETO (CG)
Raúl Olivares durante la entrevista con Crónica Global / LENA PRIETO (CG)

-- Eso es no estar mal.

-- A según qué edades, es estar fantástica. Pero si le explicas a la paciente que si usa los óvulos de una donante puede llegar al 50% o 60% de éxito, debe conocerlo para saber gestionar sus recursos y decidir qué camino toma. Nosotros, al final, tenemos que informar.

-- ¿Gestación a la carta?

-- Aquí hay dos conceptos. Una cosa es la gestación a la carta de dar información y ser transparente para que los pacientes elijan y otra es entrar en la genética.

-- Eso es otro debate ético.

-- Con la tecnología actual es imposible. Existe una técnica que permite el corta-pega de material genético, la CRISPR. Pero seguimos teniendo un problema, y es que no conocemos todo el material genético. Cortamos y pegamos sin saber muy bien qué puede pasar. Hasta donde yo sé, en ningún país en los que hay legislación esta tecnología está autorizada en reproducción humana. Se usa en reproducción animal. Ya veremos si acaba en los humanos y cómo se usa, porque una cosa es tratar un problema médico y otra es buscar unos ojos azules.

Creo que, al final, todo lo que permita curar debería tener una base. En España existe una contradicción, que la mujer que no tiene óvulos puede ser madre pero la mujer que no tiene útero no lo puede ser aunque tenga unos óvulos fantásticos. Como el Código Civil establece que quién pare es la madre legal, el concepto de madre subrogada no está aceptado. Como todo, creo que se explorar un punto medio para casos en los que esté justificado con un buen marco legal.

-- Existe la trampa de irse a otro país.

-- Bueno. España es el país de Europa que más óvulos dona e imagino que la gente piensa que se puede ir a España a comprar óvulos.

-- Diría que está prohibido.

-- La ley no permite comprar gametos. La donación es siempre un sistema altruista y gratuito en el que, obviamente, hay unos costes que se repercuten. Pero comprarlos, no.

-- En España somos el país que más órganos se dan de forma altruista, existe una cultura.

-- Mucha gente me pregunta por qué hay tantas donantes en España y es verdad que existe esta cultura de la donación. En los últimos 25 años hemos sido el país con más trasplantes por población en el mundo y creo que seguiremos allí en esa lista, cosa que está muy bien. Aunque éticamente puede sonar raro, en una donación de óvulos o de semen lo que haces es donar una célula como en un trasplanto de médula ósea. El concepto de maternidad y paternidad va mucho más allá de dar 23 cromosomas. Pasa por el embarazo, el parto, el posparto…

-- ¿Cómo ves la reproducción asistida en el corto plazo?

-- Donde tengo puestas más esperanzas es en los tratamientos con tecnologías con células madre. Hay trabajos experimentales en los que se han conseguido generar espermatozoides a partir de la mucosa bucal. Cuando conozcamos un poco más y podamos estimular estas células para convertirlas en gametos, será un cambio absoluto.

-- ¿Qué propiciará?

-- Desaparecerá la donación de óvulos. La reproducción será tan sencilla como coger un bastoncillo, pasarlo por la boca y poner esas células en cultivo donde se convertirán en óvulos que luego te transferirán. Será un cambio a todos los niveles y, probablemente, implicará la capacidad de reproducirte con tus óvulos más allá de tu edad, ya que a las células madre no les afecta el paso del tiempo como a los óvulos. No sé cuándo vamos a tardar en verlos porque todo lo que va encarado a la reproducción humana tienen unos timings muy largos, pero lo veremos.

-- Imagino que aquí se abrirá un nuevo debate ético, el de hasta cuándo se puede gestar.

-- Creo que no será tanto debate ético, depende mucho de la calidad de vida que tengas. ¿Y si vives hasta los 125 años con calidad porque las células madres ayudan a regenerar órganos? Por qué no puedes ser padre a los 60. Si nos fuéramos 60 años atrás y dijéramos que el 40% de nuestras pacientes tienen más de 40 años y que existen países en los que nacen más hijos en mujeres de más de 40 años que de menos edad, te dirían que estás loco.

Ahora hay estudios que valoran el desarrollo psicológico de los niños nacidos de parejas de más de 40 años que indican que, en ocasiones, es mucho mejor que los de 30. Aunque la energía no sea la misma, la calidad del tiempo que estos padres ofrecen a los hijos al estar estables de forma profesional, al tener mayor experiencia de vida y no estar tan preocupados por otras cuestiones, es mejor. Y esto se traduce en una maduración mucho más correcta.

-- ¿Usted haría ahora una in vitro a una mujer de 62 años?

-- Aún no estamos en ese punto. Llegará, pero nuestro límite son 50 años. El comité de ética americano acepta los 55 años y, como todo lo que está en EEUU antes o después aquí llega, probablemente iremos así. Dicen que ahora ha nacido el primer niño que tendrá una expectativa de vida de 100 años. Quizá en 25 años estos límites no tienen nada que ver.