Menú Buscar
Rodrigo Rato, expresidente de Bankia y Caja Madrid, cuando fue detenido en abril de 2015 / EFE

Rato y Blesa, al banquillo por las 'tarjetas black'

La Fiscalía pide penas de hasta seis años de prisión

4 min

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato y el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa se sentarán finalmente en el banquillo de los acusados por el caso de las tarjetas black, junto a otros 64 miembros de la cúpula directiva de ambas entidades. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha dictado este lunes el auto de apertura de juicio oral contra todos ellos, por delitos de administración desleal y apropiación indebida, al considerar que utilizaron estas tarjetas opacas para pagar "gastos personales" injustificadamente.

Los dos principales acusados, Rato y Blesa, se enfrentan a unas posibles condenas de cuatro años y medio y seis años, respectivamente, la pena que pide para ellos la Fiscalía Anticorrupción. Se da el caso de que el ministerio fiscal solicita para ambos condenas más duras que las acusaciones particulares.

Las acusaciones particulares piden menos cárcel

Así, Bankia pide cuatro años para Blesa y tres para Rato, mientras que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) –que intervino la entidad en 2012–, solicita cuatro años y nueve meses de cárcel para Blesa, y tres años para Rato. Más dura es la acusación popular, que ejerce UPyD, y que pide 10 años de prisión para Rato y Blesa.

La Fiscalía pide igualmente tres años de prisión para el exsecretario de Estado de Comercio José Manuel Fernández Norniella, y dos años para el exdirector general financiero de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj y el exjefe de la Casa del Rey Rafael Spottorno.

"Gastos personales"

Según el juez, existen indicios racionales y fundados de criminalidad contra los 66 acusados, que usaron para "gastos personales y propios", unas tarjetas de crédito, las tarjetas black, emitidas "sin respaldo contractual alguno". Los imputados cargaron a la entidad un total de 15,2 millones de euros en gastos personales entre 2003 y 2012. En ocasiones, por conceptos tan dispares --y alejados de su labor al frente del consejo de administración-- como comidas en restaurantes de lujo, discotecas y salas de fiesta, peleterías y galerías de arte.

Los dos principales acusados, Blesa y Rato, cargaron a Bankia 436.688 y 99.054 euros, respectivamente, por gastos con sus tarjetas opacas.

El caso provocó una notable indignación en la opinión pública. Principalmente, por el hecho de que Bankia tuvo que ser rescatada con una inyección de más de 22.000 millones de euros de dinero público, la mayor parte de los cuales ya se dan por irrecuperables.

El 'caso Bankia'

Rato está imputado también por el caso Bankia, la causa que estudia la implicación de los máximos directivos de la entidad por su salida a bolsa en julio de 2011, tras la cual las acciones bajaron en picado, atrapando a miles de pequeños inversores. La semana pasada, el Tribunal Supremo la suscripción de acciones de esa operación, por las "graves inexactitudes del folleto de la oferta pública" de esa salida a bolsa.

Por este caso, Rato está imputado por los delitos de estafa, apropiación indebida, falsedad contable, delito societario y administración desleal.