Menú Buscar
Licor de Cataluña / UNSPLASH

¿Qué tiene de especial la ratafía?

Este licor está elaborado a partir de nueces verdes y se le considera una de las bebidas más tradicionales de Cataluña

Juan Antonio Marín
09.09.2019 18:20 h.
3 min

Si hay algún amigo del postre y la digestión ese es el licor. Ya parece una escena cotidiana de restaurante el que el camarero invite a un licor tras tomar el postre. Esta bebida destilada dulce tiene una gran variedad de sabores, entre los que destacan las frutas, hierbas o especias, aunque también es usual encontrase alguno que otro en forma de crema.

El licor se elabora en Italia desde el siglo XIII. Deriva de las hierbas medicinales, por lo que también tienen su aspecto terapéutico. Los licores se pueden tomar de manera aislada o mezclado con otras bebidas formando un cóctel. En Cataluña existe la figura de la ratafía, una bebida típica elaborada con aguardiente como alcohol base.

Los secretos de este licor

Este producto se gesta a partir de nueces verdes, especias y hierbas aromáticas secas. La forma a la hora de elaborarse es lo que lo distingue del resto de licores. Las especias se suelen recoger en la época de San Juan, cuando estas se encuentran en su mayor esplendor aromático. En algunas zonas de Aragón esta bebida se puede encontrar bajo el nombre de ‘Retacía’.

La Ratafía es característica de la localidad de Santa Coloma de Farners. El sol constituye un elemento fundamental en la elaboración del contenido, ya que hay que dejarlo ablandar durante al menos cuarenta días e ir removiéndolo de vez en cuando. El grado de alcohol óptimo debe oscilar entre los 25 y los 29 grados y el color debe de ser oscuro.

Algunas curiosidades más

Las principales marcas de ratafía de Cataluña se caracterizan por su producción totalmente artesanal y casera. Este es uno de los rasgos que hace que la bebida se distinga de entre todos los licores, además de aportarle cierto grado de personalidad.

Hay leyendas que atribuyen la llegada de la ratafía a Cataluña, gracias a los monjes cartujos de Tarragona. Desde 1982 existe una feria en conmemoración a la bebida, celebrada el segundo fin de semana de noviembre en el municipio de donde procede. La receta más antigua que se conoce de este licor es la de Francisco Rosquellas.