Menú Buscar
Así son los nuevos radares portátiles que amargarán las vacaciones a cientos de conductores

Así son los nuevos radares portátiles que amargarán las vacaciones a cientos de conductores

La DGT estrena 60 aparatos láser indetectables que pueden ser transportados por agentes motorizados y fácilmente camuflados

2 min

La DGT contraataca. Desde este viernes, la Guardia Civil de tráfico cuenta con 60 nuevos radares portátiles de última tecnología con los que cazar a los conductores que pisen en exceso el acelerador.

Se trata de unos pequeños aparatos que son transportados por los agentes motorizados. Se instalan rápidamente en pequeños trípodes o camuflados en los guardarraíles. Y, lo más destacable, su tecnología láser los hace indetectables por los aparatos detectores o inhibidores antimultas --sistemas que siguen usándose pese a ser ilegales--. Además, pueden ser situados a varios kilómetros de los agentes, y funcionan también por la noche.

15.000 euros por unidad

Tal y como avanza El Español, Tráfico ha decidido aprovechar la Semana Santa para estrenar estos radares, unos días en los que se esperan más de 12 millones de desplazamientos en las carreteras españolas. La mayor parte de ellos se colocarán en vías secundarias.

Cada aparato ha costado 15.000 euros, una cantidad que es previsible que se amorticen en cuestión de horas: si la multa mínima es de 50 euros, bastaría con 300 sanciones.

Nuevos controles de alcoholemia

Además de los minirradares, la Guardia Civil ha puesto en marcha una nueva prueba de alcoholemia más ágil y precisa.

Hasta ahora, los agentes de tráfico realizaban una primera prueba y, si daba positivo --más de 0,25 mg/l--, se llamaba al equipo de atestados para hacer una segunda prueba de precisión y confirmar la primera. Sin embargo, los nuevos etilómetros están homologados para poder realizar las dos pruebas en cuestión de minutos.