Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un grupo de peregrinos hacen el Camino de Santiago durante la ola de calor / EFE

Quinta muerte por el calor en Cataluña

Un hombre fallece en Barcelona por un posible golpe de calor y otro en Lleida tras ser ingresado en el hospital el sábado

3 min

La ola de calor ha dejado otras dos víctimas mortales en Cataluña. Se trata de un hombre de 62 años que falleció en una calle de la capital catalana el martes por un posible golpe de calor, según la Consejería de Salud, y de otro que ya había sido ingresado en el Hospital Arnau de Vilanova de Lleida el sábado. Con estas dos ya son cinco las muertes por las altas temperaturas en Cataluña, después de un hombre que falleció también en la Ciudad Condal y otros dos en la provincia de Tarragona.

En el conjunto de España, ya son 11 las víctimas mortales de la ola de calor. Cataluña y Extremadura han sido las comunidades autónomas más castigadas en este sentido, con cuatro muertes cada una. En esta última, un hombre de 81 años murió el lunes en el Hospital Don Benito-Villanueva de la Serena tras ser ingresado por un golpe de calor.

El mismo día había fallecido un peregrino alemán de 40 años que hacía el Camino de Santiago. Una mujer de 75 años y un varón de 66 años murieron en Zarza la Mayor el 4 de agosto y en Logrosán el 2 de agosto respectivamente. En la región, otras 11 personas han sido afectados por la ola de calor extrema. De ellas, nueve fueron hospitalizadas, de las que dos continúan en centros sanitarios. Además de las víctimas en Cataluña y Extremadura, dos personas fallecieron en Murcia.

Personas atendidas

El Departamento de Salud de la Generalitat activó el plan de actuación para prevenir los efectos de las olas de calor sobre la salud. El protocolo está dirigido a las personas más vulnerables ante estas condiciones climatológicas y se ha atendido a 148 personas. La alerta de Protección Civil se activó el 2 de agosto y ya se ha desactivado.

Y es que las temperaturas han empezado a bajar, pese a que continúa el calor fuerte. Los avisos por calor se han transformado ahora en riesgo por lluvias y tormentas, activados en una veintena de provincias. Las zonas más afectadas son el Cantábrico, Navarra, los Pirineos, el sistema Ibérico oriental y las sierras prelitorales del Mediterráneo.