Menú Buscar
Foto promocional de la empresa Quimera Energy Efficiency

La justicia acorrala a la empresa Quimera

La Audiencia Nacional imputa a los administradores de la principal empresa de eficiencia energética por estafa y delito societario

2 min

La titular del juzgado central de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, investiga por estafa, falsedad, blanqueo y delito societario a dos de los administradores de la empresa Quimera Energy, considerada como la mayor compañía nacional de gestión de eficiencia energética y una de las empresas punteras a nivel europeo en el sector.

La juez ya ha tomado declaración en calidad de imputados a Javier Rocafort y a David García, ambos administradores de la sociedad a quienes un socio ha denunciado por “el desvió constante de dinero de la compañía”.

Desvío de inversiones

Según la denuncia admitida a trámite por la magistrada, los dos administradores “disimularon parte del dinero perteneciente a las diversas ampliaciones de capital que experimentó la compañía".

Así, empresas o fondos de inversión como por ejemplo Suma Capital o Black Toro habrían inyectado dinero en Quimera sin conocer que una parte del mismo habría sido desviado a través de un artificio contable mediante un complejo entramado de empresas en el extranjero elaborado presuntamente por los administradores.

La juez dio de plazo hasta ayer día 27 para que los imputados pudieran aportar aquella prueba en su descargo que anunciaron en los interrogatorios. Los imputados han presentado un informe cuyo contenido se ignora.

Imputados en expansión

Así pues, la Audiencia Nacional pone más presión a la cúpula de la empresa justo en el momento en que dicha compañía ha anunciado su desembarco en China y la firma de millonarios contratos con hoteles de lujo en Canarias, México, Emiratos Árabes y en el Caribe.

Quimera se dedica a elaborar planes de ahorro energético para grandes infraestructuras, especialmente hoteles. Esta compañía garantiza un ahorro del 60% del gasto energético anual y sólo factura por el 40% que se acaba pagando.