Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una de las vacunas contra el virus SARS-CoV-2 en fase de testeo / EFE

Ocho fases de vacunación contra el Covid-19: propuesta del Colegio de Médicos

La institución colegial e ISGlobal plantean que ni niños ni ciudadanos que han pasado la enfermedad "sean prioritarios" en la inmunización

4 min

El Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) ha lanzado hoy su propuesta de estrategia de vacunación contra el Covid-19. Un día antes de que el Gobierno presente los detalles del plan nacional de vacunación, el ente colegial se ha aliado con ISGlobal, el instituto de investigación del Hospital Clínic Barcelona, para pedir que la profilaxis se despliegue en ocho fases. En las siete primeras, los niños y los más de 300.000 catalanes que han pasado la enfermedad tendrán que esperar.

Es lo que se desprende del primer informe sobre grupos prioritarios para la vacunación contra el Covid-19. Lo ha elaborado el Grupo Colaborativo Multidisciplinar para el Seguimiento Científico del Covid-19 (GCMSC), que coimpulsan el Colegio de Médicos e ISGlobal --ente apoyado por la Fundació La Caixa--, en colaboración con la Asociación Catalana de Centros de Investigación (ACER). Las conclusiones del informe se centran en una estrategia para generar inmunidad adquirida que seguiría ocho pasos.

Sanitarios y mayores, primero

Los primeros en recibir las dosis sería el personal sanitario, incluyendo el médico, enfermería y resto de personal hospitalario. En esta fase también se vacunaría a los trabajadores de residencias de mayores y personal de primeros auxilios (como la plantilla del SEM), además de a los cuerpos de seguridad y bomberos. Tras ellos, recibirían la profilaxis las personas mayores de 80 años, ya que constituyen "el grupo más vulnerable". Los internos en residencias irían primero.

vacuna covid 19
La estrategia de inmunización frente al Covid-19 que proponen el Colegio de Médicos de Barcelona e ISGlobal / COMB

Después, y sujeto a la "disponibilidad de vacunas", se administrarían los preparados a personas de entre 65 y 79 años de edad y ciudadanos con patologías como diabetes tipo 2, enfermedades pulmonares y cardiovasculares y personas con obesidad. Tras ellos, el personal médico inmunizaría a los reclusos de las cárceles, a los internos en un centro de internamiento de extranjeros (CIE) y a las personas en riesgo de exclusión. Seguiría el personal esencial, como trabajadores del transporte público, maestros y profesores y empleados del sector agroalimentario.

¿Y los niños?

La fórmula, sea cual sea su fabricante, no se diseminaría en ese momento a toda la población en general, sino que tendrían prioridad los mayores de 55 años. Pasaría esta capa de ciudadanos por delante del resto, incluidos los niños, que serían los últimos en ser vacunados por cuanto "son los menos vulnerables al virus".

Tampoco se deben considerar prioritarios, proponen el COMB e ISGlobal, los ciudadanos que presentan "evidencia de infección previa" con SARS-CoV-2, ya sea con PCR, test de antígenos o anticuerpos. Ello afecta a los más de 331.000 catalanes que han pasado la enfermedad, y que el Departamento de Salud ha detectado, según el portal de datos abiertos Dades Covid.