Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una foto de Capitán, el perro que durmió junto a la tumba de su dueño durante años / ELONCE

¿Qué vida le espera a una mascota cuando muere su dueño?

Los profesionales del sector apuestan por la adopción si los animales no encuentran acomodo dentro del mismo entorno familiar

10 min

¿Quién no conoce o ha escuchado alguna historia en la que se cuenta que un perro era capaz de ir hasta un cementerio a postrarse bajo la tumba de su dueño fallecido? Esa fue la historia de Capitán, un perro que durante diez años veló la tumba de su amo. O de un caso en Escocia donde el animal murió sólo 15 minutos después de que lo hiciese su dueño, que falleció de cáncer con 25 años. Es indiscutible que los animales domésticos, en especial perros y gatos, mantienen una fidelidad inquebrantable hacia la persona o la familia con la que convive diariamente. Y es innegable el grado de compañía que ofrecen, sobre todo a personas mayores y solitarias.

En la sociedad actual, la mascota se ha convertido en una más de la familia. Hasta el punto de que un estudio confirmaba recientemente que en las casas españolas hay más perros que menores de 15 años. Sabemos qué duro es para los humanos la pérdida de un ser querido, y un animal de compañía no deja de serlo. En algunos hogares la muerte de la mascota es un golpe tremendo. En verdad, se muere alguien de la familia. ¿Pero qué pasa cuándo es el dueño quien fallece y el perro o el gato se queda sin la persona con la que ha compartido sus últimos años de rutina? ¿A dónde va? ¿Cuál será su futuro inmediato?

EuropaPress 2600583 mujer pasea junto persona mayor perro
Una mujer mayor pasea con su perro por la calle / EP

Una familia, el entorno ideal

“Lo lógico y lo recomendable es que se lo quedara alguien de la familia”, explica Óscar Montoro, director de servicios de Help Guau, un centro de adopción de animales ubicado en Argentona. Desde su punto de vista profesional, “mantenerse en el mismo entorno, conocer a alguna de las personas e incluso continuar viviendo en la misma casa ayudaría al animal a una mejor adaptación a su nueva situación”, añade.

En el mismo sentido se expresa la etóloga Helena Bat. “Lo mejor es que estén con la familia y no en una protectora, que no deja de ser un parche provisional para un animal en el tránsito de una familia a otra”, afirma. Eso sí, recuerda que “antes que en la calle estarán mejor en la protectora o en un centro de acogida". 

 

 

El perro Capitán estuvo años durmiendo en la tumba de su dueño fallecido / MUNDO BICHERO

Vínculos muy fuertes

Un estudio de la Fundación Affinity hablaba de que en España en 2019 las protectoras recogieron 306.000 perros y gatos, una cifra que delata lo difícil que es encontrar un hogar para las mascotas. "Allí hay momentos que no dan abasto; tienen los recursos limitados y, si no tuvieran que acoger a tantos, podrían dedicarles más tiempo a terapia", asegura la experta .“Hay personas que los consideran objetos de consumo y no como seres sintientes”, lamenta, a la vez que pone en entredicho una de las leyendas urbanas que circularon durante el confinamiento previo al verano: que los perros estaban desesperados por salir a la calle. “Al estar encerrados en casa, pasan más tiempo con los humanos y eso es un cambio, estaban encantados. Lo que no quieren es estar solos. Es positivo para ellos pasar más tiempo en casa porque les gusta pertenecer a un grupo social o manada. Los gatos sí están más incómodos con los humanos más tiempo en casa. Están más tranquilos solos”, aclara Helena Bat, especialista en etología, la rama de la biología y de la psicología que estudia el comportamiento de los animales.

EuropaPress 2928002 perros gatos 74 duenos mascotas dice estar mejor confinamiento
Los expertos apuntan que los perros y los gatos se adaptaron bien al confinamiento / EP

Los perros son animales muy leales que realizan vínculos de afectividad muy potentes con los humanos. Una vez que un perro ha decidido adoptar a un humano, lo protegerá y será leal en cualquier circunstancia. Pero si su dueño fallece se le queda un vacío en su vida. Algunos dejan de comer, otros se deprimen. “Los perros son animales sociales que viven en manada y que crean vínculos con sus seres queridos. Una muerte cercana puede ocasionarle un trauma igual que a los humanos”, nos advierte Bat, etóloga de gran prestigio que ha detectado que “para algunos animales puede ser una situación difícil, estresante, y puede ocasionarles síntomas de depresión y ansiedad”.

La función de los ayuntamientos

Los perros no poseen un concepto de la muerte tan definido como las personas, pero saben cuándo falta un ser querido y tienen una reacción de duelo por su pérdida. Además, los canes pueden detectar el estado de ánimo de las personas, y si todos los miembros de su familia están tristes, él también lo estará. La revista My Animals explica que “los perros sienten tristeza ante la falta de sus compañeros y, aunque la muerte sea un concepto que se les escape, tienen reacciones similares al duelo humano ante la pérdida de sus amigos, porque en esto, como en tantas otras cosas, perros y humanos nos parecemos mucho”.

¿Pero qué pasa cuando el animal se queda solo y nadie quiere hacerse responsable de su cuidado? Oscar Montoro, de Help Guau, detalla que “si nadie se quiere hacer cargo de la mascota, sobre todo si se trata de un perro o un gato, es el ayuntamiento el que se hace responsable. Del mismo modo que si se tratara de un animal abandonado en la calle. Con la información que almacena el microchip, tratará de que algún familiar se lo quede y, si no es posible, el animal pasará a estar en situación de abandono y accederá a un centro de acogida. A partir de aquí, una vez superados los 21 días que requiere la ley, pasará a estar en adopción”.

La adopción

La aparición del Covid-19 es especialmente dura con las personas mayores. Muchas de ellas viven con la única compañía de un perro o un gato. Y es precisamente, según este experto, estar con su mascota lo que les sirve de terapia para sobrellevar los malos momentos. “Si conviven con un animal están mejor, porque les aporta muchas cosas positivas”, explica la experta. “Tienen una historia de aprendizaje durante años y, como los niños, algunos están sobreprotegidos”, añade, para hablar del grado de complicidad que tienen algunos animales con sus “responsables”, como a ella le gusta decir.

EuropaPress 2291568 mujer tercera edad pasea perro calle madrid
Las personas mayores viven mejor la angustia del Covid si tienen una mascota / EP

El centro de acogida de Óscar Montoro, por su parte, se opone frontalmente a la compra de animales de compañía y tiene como leit-motiv proporcionar el bienestar físico y psicológico de los animales del centro. Pero el objetivo final es facilitar la adopción de las mascotas que cuidan hasta encontrarles un nuevo hogar. “La única opción es la adopción", recalca, a la vez que recuerda que éstas “se adaptan mejor a los cambios que las personas”. De la misma opinión es Helena Bat, aunque matiza que es un proceso que puede llevar tiempo. “Necesitan una transición progresiva y mantener su estilo de vida anterior. Horas de paseo, hábitos, lugar donde dormir... cosas que le puedan aportar calidad de vida”.

Destacadas en Vida