Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Doctora revisando una radiografía / PEXELS

¿Qué revisiones necesitas según tu edad?

Analizamos las diferentes opciones recomendadas a la hora de realizar un chequeo de salud en cada etapa de la vida

5 min

La medicina preventiva es básica para rastrear problemas de salud en sus momentos iniciales y poder poner soluciones que impidan, bloqueen o retrasen el desarrollo de enfermedades más graves. Los chequeos básicos o más completos se diferencia por el tipo de pruebas que incluyen, además de ser distintos en función de factores como los antecedentes familiares, la edad, sexo y otras condiciones físicas.

Unas revisiones que se aconseja no hacer de manera indiscriminada sobre personas sanas, primando la difusión y asimilación de comportamientos saludables y la detección precoz y el cribado de enfermedades más comunes por edades. Pero ¿sabes qué revisiones necesitas según tu edad? Hemos acudido a los expertos de TuMedico.es para que los profesionales de la salud nos resuelvan las dudas y podamos cuidarnos en todas las etapas de nuestra vida.

¿Cómo hacer chequeos según la edad?

Los chequeos básicos o generales suelen consistir una exploración clínica, una analítica de sangre y orina y un electrocardiograma. En los análisis que se realizan se han de revisar los niveles de colesterol, glucosa, creatinina, hemoglobina, entre otros, para descartar anemias.

Una vez obtenidos los resultados y evaluados por los doctores se han de realizar pruebas complementarias si se considera necesario profundizar en el estudio de determinados parámetros y confirmar o descartar enfermedades. No hay que olvidar que el objetivo último de estos chequeos es detectar posibles enfermedades y mejorar hábitos de vida.

Desde los 18 a los 29 años

Se recomienda controlar los niveles de colesterol en sangre a partir de los 18 años, siendo también importante realizar revisiones ginecológicas en el momento en el que los jóvenes comiencen a ser sexualmente activos.

En el caso de las mujeres, es aconsejable realizar citologías cervicales a partir de los 25 años para prevenir el cáncer de cérvix.

De los 30 a los 49 años

En estas edades es importante mantener controles preventivos en caso de padecer determinados síntomas sin un origen claro o tener antecedentes familiares de enfermedades concretas como cáncer, diabetes, etcétera. Otro de los frentes a tener presente son las manchas en la piel, alteraciones en lunares, aparición de problemas dermatológicos en general.

A partir de los 40, hacer prevención del cáncer de mamá con autoexploraciones y, ya desde los 45-50 años, hacer mamografías. Las revisiones ginecológicas a partir de los 40 son claves para controlar la menopausia precoz.

A partir de los 50 años

Al llegar a los 50 es importante que tanto hombres como mujeres estén atentos a la aparición de síntomas de cáncer de colón, hipertensión, obesidad, colesterol, diabetes, además de controlar los efectos de hábitos como el tabaquismo, el alcoholismo o la drogadicción.

Las mamografías han de hacerse más comunes a partir de los 50, aconsejándose que se hagan cada dos años hasta los 70. También se ha de controlar la posibilidad de padecer cáncer de cuello de útero, siendo importante hacerse revisiones ginecológicas para controlar ambos tipos de cáncer, los efectos de la menopausia.

A partir de los 60 años

Las revisiones urológicas, las ginecológicas y las cardiológicas son las más recomendadas para hombres y mujeres mayores de 60.

La prevención de cánceres como el de próstata en el caso de hombres, o el de cérvix en mujeres, y la de los efectos de la hipertensión se imponen en las revisiones y chequeos, siendo también importantes la vacunación anual frente a la gripe y la exploración en busca de posibles pérdidas de memoria, movilidad, etcétera.

--

External Content