Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dejar el alcohol beneficia nuestro cuerpo : PEXELS

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando dejamos de tomar alcohol?

Analizamos los beneficios que puede tener para nuestro organismo dejar de consumir alcohol

6 min

Muchas personas con adicciones se plantean evitar el consumo de drogas. Para saber como dejar el alcohol y otras adicciones es siempre aconsejable contar con ayuda. Es una decisión difícil de tomar, pero entraña una serie de ventajas, vas a dormir mejor, bajarás de peso e incluso hasta tu piel se verá más saludable.

En relación al consumo excesivo de alcohol, la OMS (Organización Mundial de la salud) instauró en el calendario una celebración para que seamos conscientes de los problemas que conlleva: Despertarse con resaca, tener problemas en casa y demás situaciones que puede acarrear el abuso del consumo de bebidas alcohólicas. Así, la OMS declaró el 15 de noviembre como el Día Mundial sin Alcohol.

Nuestro país, uno de los más afectados

España es uno de los países más afectados por la lacra que supone el consumo abusivo de esta sustancia. Hablamos de que España tiene unas cifras superiores a la media europea. Una situación que conviene reducir, pero ¿de qué vale dejalo? ¿qué ocurre si se deja de forma definitiva?

Vas a dormir mejor

Mucha gente piensa que tomar una copa nos ayuda a dormir mejor, pero es falso. Cuando dejamos el alcohol, los efectos de un buen sueño son más reparadores. Estudios como los que publicó la revista Alcoholism, evidenciaron que ingerirlo antes de acostarnos hace que aumenten las ondas alfa en nuestro cerebro, una actividad que normalmente suele producirse cuando estamos despiertos.

De hecho existen muchos bulos respecto a los beneficios de su consumo, pero no son más que mitos. Ninguna cantidad es totalmente segura para la salud, pero en el caso de un enfermo adicto se ha de erradicar totalmente su ingesta.

Perderás peso

En este caso sucede porque se dejan de sumar las propias calorías que tienen las bebidas, además de que el alcohol estumula nuestros sentidos y aumenta las ganas de ingerir alimentos.

Si lo piensas, seguro que la última vez que te fuiste de bares con tus amigos también picoteaste algo. Sin lugar a dudas, su consumo es de los más importantes impulsores a la hora de tomar alimentos. 

Mejorará el aspecto de la piel

Cuando se bebe alcohol, lo que hacemos es eliminar una mayor cantidad de orina, lo que hace que las pérdidas de agua terminen desembocando en una deshidratación corporal. Todo ello se nota en la piel que, cuando se abandona su consumo, mejora indiscutiblemente.

Y no es lo único que mejora, también lo hace el hígado, que procesa menos cantidad de grasa y mejora su funcionamiento. Además, tanto la tensión como el sistema inmunológico se verán afectados positivamente.

Debemos saber que su consumo inhibe las citoquinas, que son unas proteínas que coordinan la respuesta por parte del sistema inmunológico. Sin ellas es bastante más sencillo contraer infecciones. En cuanto al sistema gástrico, también sufre una importante mejoría cuando de deja de beber.

En otro orden de cosas, también han aparecido estudios que defienden que dejar de beber alcohol hace que se prevengan algunas clases de cáncer como el de laringe, boca o mama.

¿Qué beber cuando no bebemos alcohol?

Después de lo anteriormente dicho, está claro que evitar su consumo presenta muchos más beneficios, aunque es difícil de lograr. En la sociedad todos convivimos a diario con la típica caña después de trabajar, el vino a la hora de comer o las copas cuando se sale con las amistades.

Una buena medida es intentar hacerse a la idea que uno está bebiendo alcohol, aunque lo que tomemos no lo tenga, una especie de “copa psicológica”. Muchas veces se bebe por presión social al ser algo aceptado. Pero si pides, por ejemplo, un refresco, nadie, salvo que lo pruebe, va a poder distinguirlo de un combinado.

Cuando lo que nos importa no es el efecto social y sí el recuerdo de las gratas sensaciones que produce por ejemplo un vino tinto en casa. Se puede sustituir ese “volumen” en la boca por un zumo de remolacha y arándanos.

El caso es que, si miramos bien, podemos evitar beberlo y encontrar sustitutos siempre. Lo más importante es tener voluntad y tomar consciencia de lo bueno que es para nuestra salud dejarlo.

Quizá a muchos les funcione estos consejos, pero si nuestra adicción al alcohol es importante, lo mejor es pedir ayuda profesional, pues ellos saben realmente qué acciones son las que deben tomarse y el tratamiento más efectivo cuando se quiere dejarlo de manera definitiva.

Los tiempos están cambiando. Incluso en un país donde  existe una larga tradición de consumo de alcohol, crece la consciencia de que puede llegar a ser un problema para muchas personas y que es necesario actuar en su contra.

--

Contenido patrocinado