Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una mujer usa mascarilla en un autobús un lunes / EFE

¿Qué se podrá hacer a partir del lunes 4 de mayo?

Habrá más frecuencia del transporte público, que exigirá el uso de mascarillas, y podrán abrir los restaurantes, aunque solo para atender encargos

5 min

Pedro Sánchez ha dado a conocer nuevos detalles de cómo debe comportarse la ciudadanía a partir del lunes 4 de mayo, cuando se active de forma oficial la denominada fase 0 del plan de desescalada en la crisis del coronavirus. 

A pesar de que el documento de finalización del encierro social se diera a conocer el martes 28 de abril, su contenido hacía mención a aspectos amplios, como por ejemplo, el comienzo de la actividad de ciertos sectores y formas de movilidad pública. En rueda de prensa, el presidente del Gobierno ha destacado ciertos matices a aplicar en las semanas venideras, en la que el aumento del contacto social y la presencia de población en las calles volverá a reactivarse. 

Movilidad y transporte público

El inicio de la primera fase de la desescalada viene asociada con un incremento progresivo de las frecuencias en el transporte público, un servicio que se ha ido adaptándo al mayor o menor encierro social asociado al estado de alarma desde que se decretó. Además de aumentar el número de autobuses, trenes y metros disponibles --sobre todo en horas punta-- Sánchez ha comunicado que "será obligatorio el uso de mascarillas".

Es la primera vez que los protectores se convierten en condición sine qua non para viajar en transporte público. Habida cuenta de su necesidad, el Ejecutivo ha prometido el reparto de seis millones de este material en las opciones de movilidad urbana y periurbana, a los que se sumarán siete millones más distribuidas por las localidades y un millón y medio para otros colectivos sociales.

Hostelería y comercios

Desde el lunes los bares, restaurantes y cafeterías podrán abrir con la opción de entregas a domicilio y también para recogida en local. Los encargos se realizarán por teléfono o internet y se establecerá un sistema preferente de reparto para las personas mayores o con dependencia. El servicio de mesa o consumo en el intrior de estos establecimientos aún no será posible. 

Las librerías, ferreterías, peluquerías, talleres de arreglo de ropa o de calzado también podrán reactivar su actividad a partir del lunes 4 de mayo, siempre que los clientes demanden sus servicios con cita previa. Cada trabajador atenderá a un cliente como máximo y habrá atención preferente a personas mayores de 65 años --coincidiendo con sus horarios de salida activados el sábado 2, de 10.00 a 12.00 horas y de 19.00 a 20.00 horas--.

Deporte de élite

En esta misma fase se levantan algunas de las restricciones al deporte profesional. Si desde el primer sábado de mayo los ciudadanos pueden realizar actividades deportivas, a partir del lunes siguiente --es decir, del 4 de mayo-- los deportistas de ligas profesionales podrán recuperar sus entrenos, siempre "de forma individual" y "con la protección adecuada". Es decir, con una distancia de seguridad de dos metros o más y mascarilla cuando sea posible. 

Los profesionales de la competición, al contrario de lo que ocurre con los ciudadanos aficionados al deporte, no tendrán un límite de tiempo para entrenarse aunque tampoco podrán salir de provincia en la que residan. Los atletas paralímpicos podrán ir acompañados.

Oferta cultural paralizada

En lo que se refiere a la actividad de ocio y cultura masivos, se ha retrasado su puesta en marcha hasta un estadio más avanzado del plan de desescalada. El único cambio es que los archivos estarán abiertos al público, es decir, que los ciudadanos podrán acudir a ellos de forma física, con independencia de que la documentación pueda ser requerida también por internet. 

El cine, el teatro y los espectáculos musicales comenzarán a volver con la denominada fase 1 del final de las restricciones sociales. Hay cuatro zonas de España que entrarán, directamente, en esta fase sin pasar por la previa: las islas de Formentera, Hierro, La Graciosa y La Gomera. Allí se permitirá el contacto social en grupos reducidos, los viajes de los convivientes en el mismo vehículo privado (con posibilidad de ocupar la totalidad de las plazas del vehículo), y la apertura de terrazas y equipamientos culturales con las restricciones de aforo previstas.