Menú Buscar
Hospital de Sant Pau de Barcelona, lugar donde se trató el hombre enfermo de cáncer de próstata en sus últimos años / GOOGLE

La Fundación Puigvert y el Hospital Sant Pau, condenados por negligencia médica

Un juzgado fija la indemnización en 255.000 euros para la familia de un paciente con cáncer de próstata, que falleció de un ictus seis años después

01.10.2019 13:02 h.
3 min

La Fundación Puigvert y el Hospital de Sant Pau de Barcelona han sido condenados a indemnizar con 255.000 euros por negligencia médica a la familia de un hombre con cáncer de próstata, que falleció seis años después a causa de un ictus. 

El Juzgado de Primera Instancia número 55 de Barcelona falla contra los centros sanitarios al considerar que no trataron de forma "adecuada ni de acuerdo con la situación médica" al paciente. 

Imprudencia médica

La sentencia recoge la opinión de una perito, que determinó que la actuación no fue “prudente”. En 2008, la Fundación Puigverd extirpó la próstata al paciente, que presentaba altos niveles de marcadores tumorales, pero sin hacer un estudio preoperatorio ni un TAC pélvico.

El resultado determinó que sufría un tumor maligno en la zona, pero tampoco le hicieron una disección ganglionar ni un tratamiento de radioterapia coadyuvante, que se administra después de una cirugía o quimioterapia. La falta de diligencia se estima en la sentencia como causante del resultado de muerte, dado que todos los especialistas que declararon en el juicio manifestaron que esta había sido la "evolución de la enfermedad diagnosticada originariamente”.

Esperanzas de curación

En el caso de haberse aplicado el tratamiento médico completo (prostatectomía radical con limfadenectomía y radioterapia coadyuvante) "no sólo las probabilidades de recaída se hubieran reducido, sino que la enfermedad podría ser susceptible de curación", según recoge el fallo. En enero del 2009 se detectaron un aumento de los factores tumorales y se le derivó al Hospital Sant Pau de Barcelona para valorar la radioterapia, que se aplicó seis meses después.

Varias pruebas mostraron metástasis ósea en 2012 y fue derivado al servicio de oncología donde inició el tratamiento hormonal que, finalmente, no tuvo éxito. Empezó la quimioterapia un año más tarde con la que consiguió una disminución de los marcadores tumorales pero en 2014 falleció a causa de un ictus. Ahora, la compañía Zurich Insurance deberá asumir los daños y perjuicios al completo, dado que es la aseguradora de la Fundación Puigvert y del Hospital de Sant Pau, por una actuación que carece de "diligencia exigida a sus conocimientos técnicos".