Menú Buscar
Sara Ben Omar, la chica de 26 años apuñalada mortalmente en el Puerto Olímpico de Barcelona / CG

El Vendrell llora a Sara, asesinada en el Puerto Olímpico

La muerte de la joven de 26 años rompe la ciudad catalana, que saldrá hoy a la calle para recordar a una vecina "trabajadora y perfectamente integrada"

05.09.2019 11:17 h.
7 min

Rota. Así está El Vendrell (Tarragona), la ciudad catalana en la que vivía Sara Ben Omar, la chica de 26 años que fue asesinada en la coctelería Smar del Puerto Olímpico el miércoles de madrugada. En la misma agresión gratuita y mortal en la que perdió la vida Sara quedó herido el controlador de acceso del local. Éste se recupera del ataque con arma blanca en el Parc de Salut Mar (PSMAR) de Barcelona. ¿El origen de todo? El robo de un móvil, tal y como avanzó este medio.

El motivo de la trágica muerte de Sara poco importa en El Vendrell. Fuentes cercanas a la familia, de origen magrebí y "trabajadora y perfectamente integrada" en el municipio, han señalado que los allegados están "destrozados". No solo ellos. El luto por la muerte de Sara, una joven a la que los vecinos recuerdan jugando en las calles del barrio de El Tancat, se expresará esta tarde a las 18:00 horas en la Plaça Vella. Están convocados todos los residentes de esta capital comarcal de 37.000 habitantes para dar el último adiós a la vecina, miembro de una familia numerosa y que no superó las heridas infligidas por dos personas que le robaron violentamente el móvil en el club nocturno el miércoles de madrugada.

"Trabajadora y vital"

El suceso en la zona de ocio de Barcelona ha conmocionado los residentes de El Vendrell. Habla una de ellas. "La recuerdo cuando era pequeña jugando por aquí por el barrio. Muy trabajadora, energética y vital", explica. Sara Ben Omar nació en el seno de una familia catalano-magrebí. Trabajaba en el sector privado. Los vecinos citan empleos como canguro y en un bingo en el pasado. "Una familia muy integrada a nuestra sociedad. Tienen muchos amigos españoles", ha subrayado otra vecina en conversación con este medio. Ello puede parecer banal, pero no lo es en una localidad en la que la xenófoba Plataforma per Catalunya (PxCat) llegó a obtener cinco concejales. Fue la tercera fuerza en las elecciones municipales de 2011. Retuvo ese puesto en 2015 (3 actas) y, ya integrada en Vox, ha perdido toda su representación en 2019. Los comicios del ejercicio en curso los ganó el PSC. Se espera representación de este partido y del resto de fuerzas en la concentración de hoy.

El alcalde, Kennet Martínez, apoyó ayer miércoles a la familia [ver tuit aquí]. No obstante, si de algún estrato social habrá presencia en el acto de recuerdo a Sara, será de su familia y del barrio de El Tancat. "Espero que los encuentren y los maten". Con esta rabia se expresa un primo de la joven en las redes sociales. La familia de la chica está en shock, no entiende cómo alguien pudo acabar con la vida de la joven, y menos aún por el robo de un móvil. "Le quedaba una vida por delante y la han matado, mal nacidos", insiste el familiar. Otros vecinos recuerdan a la "risueña" Sara y arropan a los cercanos. El pueblo llora.

"Barrio trabajador"

Otro vecinos, en conversación con este medio, recuerdan que El Tancat es un barrio "perfectamente normal, de clase media y sin problemas de convivencia de ningún tipo". Enfatizan que es en esta zona en la que se encuentra la comisaría de los Mossos d'Esquadra de la localidad. ¿Conflictividad? "Es un buen barrio en el centro del pueblo. De los más tranquilos para vivir", ahondan, contraponiendo el área a la franja que discurre entre la calle Roquetas y la carretera de Valls. "Allí si hay problemas de convivencia", avisan. Dichas heridas sociales se dejarán hoy de lado para arropar a la familia de Sara. Todas las confesiones religiosas darán su último adiós a la chica y condenarán la salvaje agresión.

El ataque ocurrió a las tres de al madrugada en la coctelería Smar del Puerto Olímpico. Fuentes consultadas por este medio sitúan a Sara, cliente del local que acudía al mismo por primera vez, en la zona de las máquinas tragaperras. Allí se jugaban su dinero dos personas de nacionalidad española. Al acabar todo el efectivo y visiblemente enojados por sus pérdidas, los fiesteros otearon el lugar en busca de bienes para sustraer. Dieron con el móvil de la joven de El Vendrell, que cogieron. La chica se percató, les recriminó su actitud y avisó al controlador de acceso --uno de los dos que trabajan en la coctelería, que había llegado a tener vigilancia privada--. El profesional acudió al observar el rifirrafe. No dio tiempo a mucho más. Uno de los agresores sacó una arma blanca y apuñaló a la chica. Tras ello, se giró y aremetió contra el vigilante. Ella entró en parada cardiorrespiratoria. La socorrieron profesionales del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), que consiguieron estabilizarla hasta llegar al PSMAR, donde falleció. El vigilante sigue ingresado allí. Los Mossos d'Esquadra buscan a los autores.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información