Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La gente se amontona en las aceras mientras hace cola para entrar en las tiendas del paseo de Gràcia / EFE

El puente colapsa Barcelona

A pesar de la pandemia, los ciudadanos invaden el centro de la ciudad en el día laborable del largo festivo de diciembre y la Guardia Urbana corta las calles

5 min

Barcelona se ha convertido este lunes en una trampa en forma de atascos para los millares de ciudadanos que han acudido masivamente al centro para exprimir al máximo el día laboral situado en mitad del puente de la Constitución. Ni la pandemia de coronavirus ni las restricciones fijadas por la Generalitat han frenado las ansias de los catalanes de aprovechar una jornada en la que los comercios abrían sus puertas mientras una gran parte de la población disfrutaba de un día festivo. La ciudad ha estado muy cerca del caos.

El hecho de que no estuviese vigente el cierre perimetral, que sólo abarca el fin de semana, ha animado a muchos ciudadanos que residen fuera de Barcelona a acercarse al centro para realizar sus compras de Navidad y comer fuera, lo que ha propiciado imágenes tan llamativas como preocupantes de largas colas en las puertas de los comercios y los restaurantes.

coches centro colapso jpgim 9 1200x480 (1) (1)

 

Los atascos colapsaron las calles de Barcelona / JORDI SUBIRANA

Calles cortadas

La invasión de la ciudad ha sido de tal la magnitud que la Guardia Urbana ​se ha visto forzada a cerrar calles para tratar de aliviar la congestión de tráfico que se estaba produciendo en los accesos a la zona más céntrica y comercial de la ciudad. Los agentes municipales han restringido el acceso de vehículos, cortando el tráfico en el paseo de Gràcia en dirección a plaza de Catalunya a la altura de la Gran Vía; y también el acceso a la calle Bergara, a la altura de Balmes. Más tarde, se ha visto en la necesidad de desviar la circulación entre Via Laietana y Fontanella ante la deriva que estaba tomando la zona a pesar de las primeras medidas.

Estos cortes, que han aligerado la tensión circulatoria en la milla de oro ha provocado indirectamente el colapso en las calles adyacentes ante la decisión del ayuntamiento de impedir el acceso a los vehículos con el propósito de regular la situación. El mapa del Servei Català de Trànsit mostraba a las 16.30 una avenida Diagonal taponada por los coches. La Urbana ha recomendado los desplazamientos en transporte público en detrimento del vehículo privado para descongestionar la calle de vehículos. La calle de Aragó era una de las calles más afectadas por el caos viario de esta tarde. También se han registrado grandes retenciones en València y Diputació donde los vehículos avanzaban muy lentamente.

Sin colegios

Al no ser día lectivo en los colegios catalanes, familias al completo se han desplazado por y hasta la ciudad a pesar de las recomendaciones sanitariasLa decisión de mantener cerrados los centros comerciales por parte de la Consejería de Salud y del departamento de Empresa han provocado que los catalanes se concentrasen en el centro de la ciudad, ya que los comercios de paseo de Gràcia, Portal de l’Angel y de las zonas adyacentes sí abrieron con normalidad.

Las restricciones de aforo han propiciado que los ciudadanos se amontonasen en las aceras esperando su turno para acceder a las tiendas, bares y restaurantes, y se han visto imágenes de multitudes sin mantener la mínima distancia de seguridad necesaria para reducir la posibilidad de contagio.

Advertencia de Protecció Civil

Protección Civil ha alertado de que las restricciones pueden endurecerse en los próximos días si los datos epidemiológicos no mejoran radicalmente. Y lo que se ha visto a lo largo del día de hoy no permite albergar demasiadas esperanzas. Aunque el mayor temor radicaba en los índices de la operación salida, a la hora de la verdad ha sido el laborable que había en mitad del puente lo que ha generado preocupación a las autoridades. La subdirectora de Coordinació i Gestió d’Emergéncies, Inma Solé, ha reconocido que si se mantiene al alza el riesgo de rebrote deberán tomar medidas más drásticas para las festividades navideñas. “Si se produce un empeoramiento de la situación, puede que las restricciones sean más estrictas”, ha declarado en RAC1.